Amores que matan nunca mueren

Cinco días sin nora

 

Cinco días sin Norano sólo es una comedia dramática impregnada de un sutil humor negro, sino también un film que no duda en plantear su postura crítica sobre temas espinosos como el fundamentalismo religioso y sus costumbres, y algunos conflictos familiares.

La Noradel título, que siempre tuvo una extraña tentación sobre la muerte, finalmente consigue su meta y se suicida. Su ex esposo, José Kurtz (un genial Fernando Luján), descubre el cuerpo de ella y también su maquiavélico plan: reunir a toda la disfuncional familia para su sepelio y a su vez celebrar la festividad judía del Pesaj.

Los enfrentamientos entre el rabino y José, serán el inicio de una batalla por la obligación de un velorio y entierro digno, que abrirá las puertas a una confrontación entre las contradicciones de los ritos ortodoxos de la religión judía y un profundo ateísmo del ex esposo.

La directora Mariana Chenillo realizó su ópera prima inspirada en una anécdota que le ocurrió a sus propios abuelos. A la hora de hablar de muerte y suicidio, tras las controversias generadas, la directora se ataja con quela película es una mezcla de diferentes costumbres. Está la postura particular del personaje principal, el contexto de la comunidad judía y una parte muy mexicana que viene de la tradición prehispánica con el Día de los Muertos. Los difuntos siguen siendo parte de la familia, cada año se les pone un altar con las cosas que les gustaban y eso permite una presencia de la muerte en lo cotidiano que da lugar al humor y a poder hablar de ella con menos solemnidad”.

El film se destaca por la fotografía y la dirección de arte que logran crear una atmósfera única dentro del departamento donde descansa sobre hielo seco el cuerpo de la difunta. Hay escenas de culto, como la de José ofreciéndole una pizza de chorizo al rabino en pleno ayuno por los festejos religiosos.

Hora y media le bastó a la directora para lograr, suicido de por medio, una historia donde conviven el humor y la tragedia, pero en la que ante todo está la reconciliación de una pareja que nunca dejó de amarse y que, pese a la muerte, jamás logró quebrar el lazo de su amor eterno.