Cuando Chile da pelea

“Nuestra principal estrategia son nuestros autores” nos advierte un casi modesto Sergio Gándara, número uno de CinemaChile. Sin embargo, su trabajo en la joven agencia es doble: Promociona las películas trasandinas en el exterior y, a la vez, al país como un set de filmación.
Sergio Gándara, de Cinemachile

¿Qué es Cinemachile y cuáles son sus objetivos a corto, mediano y largo plazo?


Cinemachile  es una iniciativa público-privada que busca implementar una estrategia de comunicación y difusión para el sector audiovisual chileno en el extranjero. Nació en 2009 y esperamos en el 2011 consolidar nuestras acciones de posicionamiento en los principales mercados europeos y americanos. Buscamos difundir al sector audiovisual chileno como una industria joven, con gran capacidad de trabajo y de creación de historias sorprendentes y originales, con una nueva generación de profesionales, alta variedad de locaciones y volumen de producción, todas estas características insertas en un sistema socioeconómico competitivo, transparente y confiable como el chileno.
Nuestros  objetivos son poner a Chile en la lista de compra de los agentes ventas, distribuidores, directores de festivales, entre otros; que nos reconozcan como una industria organizada y coordinada en busca de nuevos horizontes creativos.
 
Hace algunos años que se viene hablando de un renacer o una renovación del cine chileno. ¿Cuál es la estrategia de Cinemachile para continuar posicionando esa idea en los mercados?


Nuestra principal estrategia son nuestros autores. 2010 fue un año fructífero en relación a estrenos chilenos de impacto internacional. Vimos el caso de Nostalgia de la Luz, de Patricio Guzmán en Cannes y luego en el resto del mundo con gran reconocimiento. El caso de Post Mortem y La Vidade los Peces en Venecia y Nueva York. Grandes estrenos como Gatos Viejos de Sebastián Silva y Pedro Peirano darán que hablar un buen rato más. Nuestras gestiones se orientan a lograr máxima visibilidad para ellos en cada uno de los festivales y ferias audiovisuales más importantes de la escena mundial, a través de promoción, de acciones de marketing, de relaciones públicas, de relaciones con los medios de comunicación, de insistencia casi psicopática. Esa es la estrategia, y hasta ahora nos ha ido bien.
 
Un compatriota tuyo me decía hace muy poco que, si no se cuela un éxito local más seguido en el circuito de los festivales, la tan mentada efervescencia del cine chileno como tendencia es difícil de sostener internacionalmente. ¿Vos coincidís? ¿Se necesita un Tony Manero por trimestre?


Creo que en el último tiempo hemos sido capaces de tener un “Tony Manero”  en cada festival importante a nivel internacional. De hecho si miras nuestros estrenos 2010 faltan espacios para potenciar cada una de las películas que estamos lanzando permanentemente al mercado. Y los temas también, desde Manuel de Ribera hasta Post Mortem, el cine chileno ha encontrado la fórmula para narrar, desde su propia identidad, historias universales. Creo que ahí radica el éxito que hemos tenido los últimos años.

¿Cuáles son los puntos fuertes que más “venden” de Chile como set de filmación a la hora de captar productores extranjeros?


Chile tiene una geografía sin competencia. Prácticamente todos los paisajes se encuentran a menos de un día de viaje. De desierto a glaciares milenarios. Somos un país económica y políticamente estable, reconocido y apreciado a nivel mundial, figuramos en los principales rankings de transparencia y confianza para hacer negocios e invertir. Esto en el contexto latinoamericano nos da una gran ventaja. Pero además somos muy creativos, tanto para reaccionar frente a situaciones inesperadas y solucionarlas como para adaptarnos a los diferentes requerimientos de cada productor extranjero. Hacemos bien nuestro trabajo.

Levantemos apuestas: De las películas chilenas que acaban de terminarse o que se están terminando ahora mismo, ¿cuáles, en tu opinión, serán las que van a dar pelea durante el próximo año en los festivales internacionales?


Violeta que estás en los cielosde Andrés Wood, Bonsai de Cristián Jimenez, El Futuro de Alicia Scherson, La pasión de Michelangelo de Esteban Larraín, El Año del Tigre de Sebastián Lelio, De jueves a domingo de Dominga Sotomayor.