Llegando los monos

Una de las interpretaciones más impresionantes del año le corresponde al británico Andy Serkis, un actor al que casi nunca se le ve la cara. Fue Gollum, King Kong y recientemente el mono que lidera la revolución por las calles de San Francisco en la notable “precuela” de la saga El Planeta de los Simios.

Nota publicada en la edición impresa del número de octubre.

 

Si bien los carteles que anunciaban una nueva película de la saga El Planeta de los Simios destacaban en letras bien grandes al actor James Franco, quienes vieron el film pueden afirmar que este actor no es el único ni el más destacado protagonista. Quien se lleva todas las miradas –y, según dicen, posiblemente, alguna nominación al premio Oscar- es un actor británico llamado Andy Serkis a quien sería difícil reconocer en pantalla ya que su cara no aparece realmente en todo el film. Su rol en el rodaje fue poner su fisonomía –todos los músculos de su cuerpo y su cara- al servicio de Caesar, el simio protagonista que en la película lidera una antológica revolución por las calles de San Francisco. La imagen del actor queda sepultada y a la vez es soporte de una sofisticada tecnología que constituye tal vez el aspecto más interesante de la película.

Por medio de un proceso de captura de movimiento, unos sensores detectan todas las inflexiones en el rostro y el cuerpo de Serkis y esa información luego es utilizada para dotar de mayor realismo a la animación.Lo que vemos en pantalla es la capacidad interpretativa de un actor atravesada por la más alta tecnología de post producción. A diferencia de una larga lista de films donde la mezcla de animación y acción en vivo tendía a limitar las posibilidades expresivas de los actores, aquí el espectador puede leer la profundidad de los gestos del simio. Claro que no estamos ante un novato ni un improvisado. Serkis es algo así como el gurú de la captura de movimiento: en su curriculum resalta su interpretación de Golum en la trilogía El Señor de los Anillos y del gorila protagonista de la remake de King Kong –ambas producciones de Peter Jackson-. En dichas realizaciones y luego en Avatar (James Cameron), la tecnología de captura de movimiento alcanzó un nivel prácticamente insuperable. Sin embargo fue recién con El Planeta de los Simios: (R)evolución que esta herramienta diseñada por la empresa Weta Digital pudo ser utilizada fuera de un estudio, en escenarios naturales, con luz solar.

Los planes próximos de Serkis no son menos ambiciosos: además de encarnar nuevamente a Golum en El Hobbit –y asistir al director tomando a su cargo la segunda unidad de dirección- en su agenda figura la interpretación del Capitán Haddock en Las aventuras de Tintín (estreno en Argentina: 5 de enero), tanto en la entrega que dirigirá Steven Spielberg como en la que luego realizará Peter Jackson.