Un rompecabezas de ventas

Ya se sabe: Rompecabezas fue un éxito de ventas internacionales de la mano de los franceses Memento. Deborah Cukierman, su responsable de adquisiciones y marketing, nos habla de cómo trabajaron con el film de Natalia Smirnoff. Y, ya que estábamos, nos dijo un par de cosas más.

¿Cómo fue que Rompecabezas tuvo tanto éxito en el European Film Market? ¿Hicieron alguna estrategia especial para la película?


El caso de Rompecabezas fue un contraste con la mayoría de los films seleccionados en Berlín, una película que hace que uno se sienta bien, con una mirada sensible, que además trata la emancipación femenina de una manera positiva. La gente pedía este tipo de películas, tal vez estaban cansados de historias más oscuras, creemos que esa fue la razón por el súbito interés. También trabajamos en llamar la atención a través de una campaña patrocinada por Ravensburger (fabricantes alemanes de rompecabezas), que produjo 2500 mini-rompecabezas para regalar, distribuidos en el mercado todos los días. Esto mejoró el atractivo de la película, ya que demostró cómo la película podía ser llevada a la vida cotidiana de una audiencia.

¿Y qué tiene que tener una película para que atraiga a Memento?


Nos especializamos en cine de autor, proyectos con una mirada del director, que posean una voz fuerte, historias que se cuentan de manera diferente. El aspecto más importante es la originalidad, tanto visual como narrativa. Podés pensar que todas las historias ya se han contado, por lo que se trata de encontrar un nuevo punto de vista, una nueva manera de contar la misma historia.

¿Cómo eligen las películas?


Somos un pequeño equipo y elegimos unas muy pocas películas al año. Todos necesitamos sentir pasión por las películas que elegimos para después defenderlas ante el resto del equipo. Estamos presentes en todos los grandes festivales, así como también, en los principales mercados de coproducción.

¿Se involucran en proyectos desde cero, o sólo lo hacen con películas terminadas o con un primer corte?


Depende del proyecto, de cómo nos sentimos al respecto. Si leemos un guión que nos convence firmemente y vimos que en los trabajos previos del director hay habilidad y creatividad podemos tomar una decisión basada en un guión. Pero esto es bastante raro, ya que trabajamos regularmente con óperas primas y talento joven, así que por lo general necesitamos ver al menos un primer corte. En el caso de Rompecabezas decidimos esperar a que saliera Berlín antes de mostrarla a distribuidores.
 

¿Cuánto más barato es, en relación, apostar a un proyecto en desarrollo, que a un film terminado?  


Comprar sobre guión es mucho más arriesgado. En consecuencia, mucho más barato. Tenés el caso de Entre los Muros. Cuando ganó la Palma de Oro, duplicó el precio que los distribuidores estaban dispuestos a pagar. Estar en un festival mayor siempre genera mucha atención.

De hecho, no faltan quienes acusan a los grandes agentes de “meter” sus películas en los grandes festivales.


Todos tenemos lazos profesionales con los festivales. Aunque algunos tienen más que otros... ¡Simplemente echen una mirada a quienes tienen muchos de los films en esta edición de Cannes! (sonríe).

¿Te molestó que la revista Screen dijera que Rompecabezas “lucía como un sospechoso ‘product placement’ de Ravensburger”?


Como te decía, nosotros organizamos el sponsor con Ravensburger, quienes aparecen fuertemente en el film. ¡Ellos son simplemente la más famosa marca de rompecabezas! Ese artículo fue muy cínico y se perdieron todo el punto del film. Una de las más violentas reacciones a la película que leímos. Fuera de eso, es cierto, Ravensburger contribuyó a nuestra campaña de marketing.