¿Quién es esa chica?: Eve Hewson

Las cosas claras para Eve Hewson, hija en la vida real del rockero más políticamente correcto y amiga del ex rockstar que compone Sean Penn en Este es mi lugar, su primera aparición importante en cine.

 

Nota publicada en la edición impresa del número de agosto de 2012.

“Papá me rogaba: ‘No, no, no, por favor no’. Él sabe lo dura que puede ser la fama, especialmente para una joven mujer que quiere convertirse en actriz. El rechazo es espantoso y la competencia, aterradora. Tuve que luchar mucho para llegar aquí”, admitía EveHewson sobre la alfombra roja del Festival de Sundance. Por el apellido puede que no sea tan fácil sacarle la ficha, pero se trata de la segunda hija de Bono, el líder de la banda U2. Con una belleza felina y pulposa, su seductor acento irlandés y el megaestrellato marcado en su ADN, resulta difícil creerle que le costó conseguir una vía rápida para entrar a los cástings: “Es verdad: hay más directores que quieren conocerme. Pero depende de mí sacar el mejor provecho de esas reuniones y demostrarles que puedo ser la persona que buscan. Eso es lo que tiene la actuación: no se puede fingir. Ningún realizador va a poner en riesgo su película porque quiera conocer a mi papá. Al menos, ningún gran director con el cual yo quiera trabajar”, dispara.

Se podría decir que ese primer gran director fue el italiano Paolo Sorrentino (Il divo, Las consecuencias del amor), porque sin duda Este es mi lugar (2011) fue el film que le dio su ticket de entrada a la industria. Y qué entrada: premiere en Cannes, vestida por Chanel y tomándole el brazo a Sean Penn, Eve todavía no había cumplido los 21 y ya acaparaba todas las miradas. Cosa nada fácil, ya que la de Penn es una interpretación admirable, insólita. Es que Este es mi lugar trata sobre las heridas del nazismo y la búsqueda de venganza desde una mirada inesperada: la de Cheyenne, un ex rockstar que nunca se sacó el “disfraz” gótico y tarda varios años en auto-diagnosticarse “deprimido”. Pero así es exactamente como está, a pesar de vivir en una enorme mansión con su mujer que trabaja de bombero (la siempre genial Frances McDormand) en Dublín. Su vida transcurre entre las góndolas del supermercado y una cafetería en un shopping local, donde se encuentra con su joven amiga Mary (la hija de Bono… digo, Eve) para pasar los días sin pena ni gloria. Sin embargo, la muerte de su padre lo obliga a viajar a Nueva York, donde descubre que éste vivió secretamente obsesionado con encontrar al oficial alemán que lo humilló. Comienza entonces un particular roadtrip que lleva al protagonista por Estados Unidos en busca de justicia.

Penn se mete hasta el más mínimo detalle en la piel de este bizarro personaje, que bien podría ser la cruza entre Robert Smith, el cantante de The Cure, y una invención de Tim Burton. Es imposible no sentirse un poco incómodo en las primeras escenas, porque el impacto visual y auditivo raya en lo grotesco, pero a medida que el personaje se vuelve más redondo, el aplauso para el dos veces ganador del Oscar es de pie. Los roles secundarios son muy buenos, la música es un hallazgo y la fotografía no hace más que demostrar qué “mostro” que es Luca Bigazzi en su oficio. Y, hay que decirlo, Eve sale airosa de su primera gran incursión en el cine como Mary, la adolescente skater de pelo violeta y maquillaje negro que esconde un dolor insondable por su hermano desaparecido y su madre desesperada por encontrarlo. Sobre todo teniendo en cuenta que, en sus propias palabras, estaba “muerta de miedo” de compartir pantalla con una leyenda como Sean Penn. La crítica la aceptó de inmediato y la revista Vogue la catalogó como “la actriz a la que hay que estar atentos”; en los foros de internet, la recepción fue más dispar… pero puede que esa sea la contracara de una herencia multimillonaria. ¿Y por qué Eve no firmó 700 contratos luego de tan aclamado debut hace ya más de un año? Bueno, sucede que todos sus esfuerzos por asegurar que es “una chica normal” tienen su porción de verdad, porque sus estudios de teatro en la NYU (que ella está decidida a terminar en tiempo y forma) no le permiten presentarse a audiciones a piacere. ¿Vieron? Hay cosas que el título de "ser la hija de" no puede comprar.