“Estamos frente a una situación de emergencia”

En 2010 se reglamentó y se anunció la creación de la Cinemateca Nacional, pero nunca se puso en funcionamiento y, mientras tanto, siete años más de pérdida de patrimonio se acumularon. Hablamos con Fernando Madedo, quien estará a cargo de esta empresa ahora que la CINAIN será finalmente una realidad.

¿Qué pasó desde la reglamentación en 2010 hasta ahora? ¿Por qué no salió en su momento?

Antes de preguntarse el porqué del fracaso de las gestiones precedentes para poner en funcionamiento la Cinemateca y el Archivo de la Imagen Nacional, sería preciso preguntarse primero: ¿cuántas películas se perdieron en los últimos 18 años desde que se sancionó la Ley? ¿Cuántas en los últimos siete, desde que se reglamentó? Las dilaciones políticas, administrativas, jurídicas que han hecho ausente a la CINAIN durante todo este tiempo han sido enormemente perjudiciales para nuestras imágenes en movimiento. Si contemplamos que el Estado descuidó más de 120 años de la historia que lleva esta forma de expresión, y considerando que recientemente hemos festejado nuestro bicentenario, nos daremos cuenta de la magnitud de lo que esto representa, pues implica que hemos descuidado más de la mitad de la historia de nuestro país.

 

¿Cuáles serán las tareas de la CINAIN?

Las tareas esenciales de la CINAIN son las de recuperar, restaurar, mantener, preservar y difundir el acervo audiovisual nacional y universal. Se entiende por acervo audiovisual los registros fílmicos, en video o en otros soportes actualmente existentes o que se crearán en el futuro, cuyo contenido son imágenes en movimiento con o sin sonido y han sido realizadas y/o difundidas en nuestro país. Comprende también todos los objetos materiales e inmateriales directamente relacionados con los medios y soportes de esas imágenes en movimiento, desde un guion hasta un afiche, o de un procedimiento técnico a un oficio concreto. Esto quiere decir que, si preservamos una película en 35 mm, debe considerarse también la preservación de la maquinaria que permita la visualización de ese soporte, como lo es un proyector y, por lo tanto, también el oficio del proyectorista. Esto es muy importante, pues una buena práctica de preservación y restauración debe prever la restauración no solo del contenido, sino también de la experiencia del público. Con respecto a esto, la Ley es muy clara al señalar que la CINAIN debe mantener salas de exhibición cinematográfica, videográfica y de experimentación audiovisual. El acceso al acervo audiovisual, además de ser promovido para interesados y público en general, debe estar diseñado especialmente para investigadores y estudiantes que lo requieran, con fines educativos y de generación de conocimiento. Y, asimismo, la Cinemateca tiene como tarea mantener un Centro de Estudios Audiovisuales, así como una biblioteca especializada y publicaciones relacionadas.

 

¿Cuáles serán las primeras medidas que se tomen?

En el año 1999 la Ley que creó la CINAIN declaró el estado de emergencia del patrimonio fílmico nacional. Casi dos décadas después, estamos obligados a que las primeras medidas que se tomen estén dirigidas principalmente a que las películas sean conservadas bajo los estándares internacionales que eviten que se sigan descomponiendo, deteriorando y, en efecto, perdiendo. Como Delegado Organizador de la CINAIN junto al equipo conformado entre el Ministerio de Cultura de la Nación y el Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales, nos propusimos el objetivo de poner en funcionamiento el nuevo organismo en 180 días de iniciada mi gestión. Mi plan contempla por un lado la rápida puesta en funcionamiento del organismo en un espacio transitorio, que permita mantener las películas en bóvedas de conservación especiales y que posibilite iniciar las tareas de inspección, clasificación, diagnóstico y catalogación, para que comencemos a saber qué hemos conservado y en qué estado se encuentra. Por otra parte, que toda película que se produce con ayudas públicas deposite una matriz de preservación además de una copia de exhibición como lo dispone la Ley. En cuanto a ello la Resolución Nº 04/2017/INCAA aprobó un Protocolo de Entrega de Copia “A” que obliga al productor a entregar dos soportes, uno de preservación y otro de exhibición. Es una reparación histórica, pues los antecedentes hablan por sí solos: copias que no tenían los dosificados finales o que no poseían la mezcla de sonido, entre otras deficiencias de lo que se ha guardado; esto quiere decir que no conservamos oficialmente la obra audiovisual completa. Por otra parte, mediante otro acto resolutivo, realicé el llamado al Consejo Asesor de la CINAIN, órgano político del nuevo organismo. Es el inicio de la organización de la CINAIN, y hace valer la institución a través de este importante órgano, cuya naturaleza es la de la representatividad proporcional de todo el sector audiovisual. Estas primeras medidas demuestran que la prioridad en mi gestión son nuestras películas y son nuestros profesionales.

 

 

¿Cómo se conformará el Consejo Asesor?

El Consejo Asesor está integrado por diez miembros, uno por cada una de las siguientes categorías de instituciones: el Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (INCAA); las escuelas de cine dependientes de instituciones oficiales o universidades privadas o que tengan personería jurídica o actúen dentro de entidades que tengan personería jurídica; las asociaciones de críticos de cine reconocidas o que tengan personería jurídica; los cineclubes y cinematecas representativas que tengan personería jurídica o actúen dentro de entidades que tengan personería jurídica; las asociaciones de directores de cine representativas que tengan personería jurídica; las asociaciones de productores de cine representativas que tengan personería jurídica; el Sindicato de la Industria Cinematográfica Argentina (SICA); la Asociación Argentina de Actores (AAA); el Fondo Nacional de las Artes; el Museo del Cine de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires e instituciones análogas que existieren. Cada institución deberá promover un concurso público de antecedentes y presentar institucionalmente al ganador. En caso de haber más de una institución por rubro y si estas no se pusieren de acuerdo en un candidato único, cada entidad será invitada a proponer un miembro que acepte someterse al resultado de un concurso público de antecedentes en el cual se tendrán en cuenta los antecedentes y el grado de participación y actividad en el sector de las personas propuestas. El jurado especial designado por el Ministerio de Cultura elaborará el orden de mérito de las personas propuestas correspondiendo la designación de quien obtenga el primer lugar.

 

¿Hay mucho material perdido? ¿Cómo es la tarea de recuperación?

Nuestras películas se quemaron, se tiraron, se hicieron peines, se robaron, se mutilaron, se perdieron… Casi la totalidad del cine mudo y la mitad del cine sonoro argentino ya no existen. Esto quiere decir que hemos perdido una parte voluminosa del mayor patrimonio cultural del siglo XX, como lo es la imagen en movimiento. Con él, además, se ha privado de la trascendencia a nuestros artistas audiovisuales. Pensemos en el caso de actrices y actores cuyas imágenes no se conservan. Si nos remitimos al pensamiento de André Bazin en el que el vínculo entre el sujeto y su representación cinematográfica es ontológico, implica que ese “haber existido” está negado. Por tanto, la pérdida en términos cualitativos es mucho más horrorosa que la que podemos medir en términos cuantitativos. Por otra parte, al no haberse realizado nunca un estudio serio ni catalogación alguna del patrimonio audiovisual argentino, no existen datos al respecto. Estamos frente a una situación de urgencia y emergencia. Las tareas de recuperación de ese patrimonio son diversas, pues en primer lugar debemos conocer lo que tenemos y el estado en que lo tenemos. Como prioridad tenemos la obligación de realizar duplicados de seguridad de las películas en soporte nitrato que constituye no solo un riesgo para el patrimonio audiovisual sino también para la vida de las personas, pues el nitrato se utilizó para la producción de explosivos hasta la década del cincuenta, cuando se prohibió su uso por su cualidad autoinflamable. Hay films que quizás sea necesario recuperarlos mediante técnicas de restauración inmediatas bajo amenaza de que el tiempo no permita recuperarlos por su avanzada descomposición. Por otro lado, hay que lograr recuperar las partes de películas que se encuentran incompletas; otro tanto las que salieron del país y nunca fueron reclamadas, para lo que se necesita diseñar un programa específico de repatriación de películas, etcétera.

 

Mientras no se formaba la CINAIN, ¿cuál fue la acción de otros organismos independientes para frenar la pérdida del cine argentino?¿Cuál es el rol de los coleccionistas?

La acción de otras instituciones tanto públicas como privadas fue fundamental en todos estos años, pues con mucho esfuerzo intentaron cumplir con tareas de preservación y restauración ante la ausencia de la CINAIN. Hay casos sobresalientes, como la gestión de Paula Félix-Didier al frente del Museo del Cine Pablo D. Hicken, con un caso emblemático para el campo de la preservación a nivel mundial como fue el rescate de la única copia completa del film de Fritz Lang Metrópolis. Los valiosos proyectos de restauración de la Academia de las Artes y Ciencias Cinematográficas de la Argentina, las restauraciones llevadas adelante por el Festival Internacional de Cine de Mar del Plata, INCAA TV, el trabajo de casas privadas como Cinecolor o Gótika, el caso de Filmoteca Buenos Aires, de Fernando Martín Peña, y la Fundación Cinemateca Argentina, entre otras instituciones y coleccionistas privados. No quiero dejar de mencionar la importancia que también cumplen los críticos de cine y el trabajo que realizan los cineclubes, pues una cinemateca tiene una relación de apego entre la preservación y la difusión. Claramente a todos ellos hay que enseñarles un gesto de confianza, como a todo el sector audiovisual, para que tanto coleccionistas como productores o directores comiencen a depositar sus materiales en las bóvedas de conservación de la CINAIN y se queden tranquilos de que ahora sí las películas estarán correctamente conservadas y seguras. Es algo que nos debemos todos.

 

¿Cuál es la formación de quienes se encargaron de preservar por su cuenta lo que podían del cine argentino o de restaurarlo?

Planificar la puesta en funcionamiento de la Cinemateca y Archivo de la Imagen Nacional exige pensar en los recursos humanos que serán requeridos en sus trabajos específicos. En Argentina no existe formación alguna en preservación audiovisual, y eso implica que quienes se han formado hayan tenido que viajar y pagar altos costos para lograrlo. De hecho, algunos de los que se han formado, al no encontrar un desarrollo del campo en nuestro país, se han trasladado a otros países donde se desempeñan actualmente. Este es un problema al que desde nuestra gestión quisimos prestar especial interés. En este sentido es que surgió la idea de comenzar el funcionamiento de la CINAIN valorando el trabajo de los especialistas en preservación y restauración audiovisual.

 

¿Cuál es la formación de quienes se encargaron de preservar por su cuenta lo que podían del cine argentino o de restaurarlo? Existen especialistas, ¿pero hay alguna manera más oficial de generar ese conocimiento?

Planificar la puesta en funcionamiento de la Cinemateca y Archivo de la Imagen Nacional exige pensar en los recursos humanos que serán requeridos en sus trabajos específicos. En Argentina no existe formación alguna en preservación audiovisual, y eso implica que quienes se han formado hayan tenido que viajar y pagar altos costos para lograrlo. De hecho, algunos de quienes se han formado al no encontrar un desarrollo del campo en nuestro país se han trasladado a otros países donde se desempeñan actualmente. Este es un problema al que desde nuestra gestión quisimos prestar especial interés. En este sentido es que surge la idea de comenzar el funcionamiento de la CINAIN valorando el trabajo de los especialistas en preservación y restauración audiovisual.

 

¿Qué nos pueden contar del Seminario de Restauración Fílmica en Buenos Aires?

Del 27 de marzo al 1 de abril de 2017, el INCAA, CINAIN y el Ministerio de Cultura de la Nación, en colaboración con la FIAF (Fédération Internationale des Archives du Film), Cineteca di Bologna y L’Immagine Ritrovata, realizarán la Film Preservation & Restoration School Latin America, que durante seis días ofrecerá capacitación en preservación y restauración fílmica para ayudar a salvaguardar el patrimonio cinematográfico latinoamericano. El programa incluirá proyecciones, conferencias y clases prácticas, dictadas por expertos de todo el mundo. El objetivo del programa es hacer frente a los problemas actuales en torno a la preservación y restauración de películas, mientras que se les proporcionará a los participantes una formación en restauración audiovisual de acuerdo con las buenas prácticas en el trabajo de archivo actuales. El INCAA becará a los argentinos que sean seleccionados, y RECAM otorgará becas para el traslado y hospedaje de quienes provengan del interior del país.