Al cine y más allá

La idea de Todo lo que necesitás saber sobre cine le calza perfecto al estilo simple y didáctico de Leonardo D’Espósito. Es un libro introductorio, sí, pero siempre se puede arrojar algo más de luz cuando se escribe con gracia.

Los libros introductorios muchas veces generan sospechas. Por su modo de simplificar aquello que nos quieren invitar a conocer, por las estrategias retóricas a veces un poco “descolocadas” con que eligen narrar su objeto (aunque no es desdeñable ver a Derrida en formato cómic explicando la desconstrucción encerrado en una viñeta), por su manera de constituirse en resúmenes escolares para abreviar y explicar obras voluminosas y complejas en raquíticas extensiones de noventa páginas. El libro del crítico de cine Leonardo D’Espósito elude cualquier tipo de trampa simplista con una prosa clara, límpida, que no le roba lugar a la elocuencia, el comentario reflexivo o el entusiasmo cinéfilo. Todo lo que necesitás saber sobre cine –volumen que integra la interesante colección Todo Saber que Paidós impulsa poniendo el acento en diversas temáticas como la ciencia, el psicoanálisis, Malvinas, etcétera– recorre los puntos más importantes de la historia, la técnica y la teoría cinematográfica sin dejar de ser exhaustivo. La primera grata sorpresa tiene que ver con la elección de contar la génesis del séptimo arte de manera más tangencial al relato oficial; por eso no es a partir de Méliès o Lumière que se elige contar el nacimiento del cine, si no a través de la figura de Émile Reynaud, inventor del praxinoscopio. A partir de allí, se suceden varios capítulos que salen al relevo de directores, revisitan géneros específicos como el western y el porno, acuden a destacar la importancia de Walt Disney, y proponen un recorrido a través de “algunas escuelas (que quizás no existan)”. Hay algunos detalles de formato y contenido que convierten al libro en una pieza atractiva que convoca a la lectura tanto de legos como de expertos: todos los capítulos están complementados por recuadros que reponen anécdotas relacionadas con los temas trabajados en cada sección, frases destacadas y separatas con datos curiosos que vuelven más lúdica la lectura. Leonardo D’Espósito trabaja a partir de un delicado equilibrio entre el rigor expositivo sobre un saber y la transmisión calurosa de una pasión, de un universo que se ama y del cual se es fanático. Y el volumen le hace honores a ese modo de concebir al cine como forma de vida, como una manera de forjar nuestra mirada sobre el mundo, algo que el autor deja bien claro en el prólogo, cuando nos invita a conocer las avenidas de este megarrelato cinéfilo: “Conocer mejor el cine y sentir deseos de entrar en él y de adivinar sus secretos es entender metafóricamente el mundo”.