Apuntes sobre el 21 Buenos Aires Festival Internacional de Cine Independiente

Estuvimos presentes en los primeros días del BAFICI y estas fueron nuestras impresiones de la fiesta porteña del cine. Por Rolando Gallego

Dicen que al andar las cosas encuentran su curso. Tal vez la edición 21 de BAFICI, Buenos Aires Festival Internacional de Cine Independiente, que comenzó el 3 de abril, y continua hasta el 14 de este mes, y que había sumado algunas dudas durante los días previos a la presentación de su programación, y posteriores también, llegó para certificar algo que Javier Porta Fouz transmitió en el anuncio “el BAFICI es el BAFICI más allá de la sede”.

Por eso, y avanzando en el inicio, BAFICI responde a una ecuación que en su progresión termina por lograr que aquellas sospechas infundadas sobre cambio de sede, programación, estructura, y que podrían repercutir negativamente en la muestra, sean desestimadas, logrando que esas inquietudes y cuestionamiento sólo potencien la pasión y el amor por el cine que sus hacedores y espectadores se continúan brindando.

Es que si el cine es una ceremonia comunitaria, un festival también, y a la buena predisposición del staff, organización, respeto de horarios de inicio de las películas, se suma un ambiente de compañerismo y camaradería que no hacen otra cosa que lograr una atmósfera positiva para que todo marche sobre ruedas.

Es un festival muy importante para nosotras que hacemos este tipo de cine más pequeño e independiente y nuestra película se inscribe en esta muestra de una manera ideal” dice Laura Mara Tablón, una de las directoras de “La excusa del sueño americano”, parte de la Competencia Argentina, centrada en Florencia de Mugica (también directora) quien viaja a Miami para conectar con su madre, quien en 2002 la dejó para ir a vivir ese sueño que muchos buscaban.

Es el estreno mundial en BAFICI, la primera vez que se verá y estamos muy emocionadas. Este proyecto nació como la idea de crear un vínculo con la excusa del documental, romper el vínculo de relación tecnológica y llevarlo a la realidad. Laura tiene una mirada muy objetiva desde afuera para darle distancia a los personajes” dice de Mugica, minutos antes de presentar el film, un relato íntimo sobre dos mujeres que se reconectan luego de muchos años.

Me alegra muchísimo estar acá porque viví de pequeño aquí, y la cultura latina es parte de mí. El estreno mundial es aquí y lo hice medio a propósito para marcar donde todo empezó. Vengo una vez al año, antes venía más veces, algunos amigos desaparecen, pero siempre están presentes” dice Dick Verdult, que presentó “Viva Matanzas”, en la Competencia de Vanguardia y género, un ecléctico relato sobre conquistas, lucha y presunción de poderes.

Me gusta mucho, es mi primera vez en América Latina, mis películas nunca han viajado tan lejos, siempre estuvieron en Berlín. Buenos Aires me hace acordar un poco a Berlín por la disposición de las salas” dice Max Linz, que presenta en Competencia Internacional “Weitermachen Sanssouci”, un viaje hacia el sistema universitario Alemán y la persistencia en él de estudiantes, docentes y autoridades que se esfuerzan para perpetuar el Instituto de Investigación en Cibernética y Simulaciones.

Me gusta el lugar, todo es muy agradable, siempre disfruto volver porque el público me parece muy culto” dice Georges Gachot, quien llega a Buenos Aires y al BAFICI por tercera vez con “Where are you Joao Gilberto?, con la que bucea en la música popular brasilera y la figura de Gilberto.

Hasta el momento se han visto propuestas como “Familia”, de Edgardo Castro, en Competencia Argentina, en donde construye un fresco sobre los vínculos de sangre en tiempos de festejos, “Margen de error”, en Competencia Argentina, de Liliana Paolinelli, que bucea en una historia de amor imposible entre una mujer madura y una joven recién llegada a la ciudad y “El diablo blanco”, en Competencia Vanguardia y Género, de Ignacio Rogers, una película de género con buena factura técnica, logradas interpretaciones y recursos visuales que suman tensión al relato.

También pasaron propuestas como “Claudia”, de Sebastián De Caro, protagonizada por Dolores Fonzi como una organizadora de eventos a la que todo le comienza a salir “desorganizado”, “Gloria Bell”, remake de Sebastián Lelio de su propia “Gloria”, con Julianne Moore y John Turturro en roles protagónicos.

A las proyecciones en Multiplex Belgrano, Sala Lugones, Alianza Francesa y el Cine Gaumont, el Anfiteatro del Parque Centenario, se sumó la Maratón BAFICI con talleres y actividades especiales para niños, la proyección de clásicos como “Jurassic Park”, “Karate Kid”, “Footloose”, “El mago de Oz”,  películas de la muestra, como la potente “Heroxs del 88”, de Luis Hitoshi Díaz, que realiza un trabajo arqueológico sobre el mítico compilado Hard Core y Punk que marcó a una generación.

Para los próximos días, además de la continuidad de las competencias oficiales, se programaron eventos como la proyección de “Pizza, birra, faso” a 20 años de su estreno, actividad organizada por FIPRESCI, “Afiches de cine: la imagen fija de una obra en movimiento”, charla de Diego Berakha y Leandro Ibarra, se anunciarán los nominados a los Premios Cóndor de Plata, organizados por la Asociación de Cronistas Cinematográficos de Argentina, y muchas actividades más.

BAFICI del 3 al 14 de abril en Buenos Aires.

Rolando Gallego