BAFICI: Apuntes finales de la edición 21

En su último tramo antes de las premiaciones, el festival transitó con seguridad un recorrido asociado a propuestas que no por convencionales, dejan de ser independientes en su espíritu.

Películas como “Pistolero” de Nicolás Galvagno, protagonizada por Lautaro Delgado, Juan Palomio, Sergio “maravilla” Martínez y María Abadi, llegaron al festival para demostrar que el cine de género, en este caso un híbrido entre policial y western, pueden sumar una reflexión sobre el inicio de la siniestra etapa que vivió Argentina en la dictadura, apropiándose de recursos para construir una historia de amor y valores en tiempos en donde nadie respeta al otro.

Quería que el contexto histórico no sea explícito, ni que se mostrase explícitamente la situación, quería que la historia transcurra y se detecten índices de eso, no que haya una bajada de línea directa. Quería mostrar lo que sucedía en esa época dentro del relato. Está de fondo, si lo ves, lo ves, sino te quedas con el relato”, dice Galvagno tras la primera proyección en BAFICI.

“Margen de error”, en Competencia Argentina, de Liliana Paolinelli, protagonizada por Susana Pampín, Eva Bianco y Camila Plaate, entre otras, que bucea en la historia de amor imposible entre una mujer madura y una joven recién llegada a la ciudad, transita, con su mirada desprejuiciada, una atracción irrefrenable y sus consecuencias a partir de una confusión.

Las películas que he hecho están muy conectadas con lo que me pasa en ese momento de mi vida, Lengua Materna hablaba de la aceptación de una hija lesbiana y era algo que me venía rondando, acá quería hablar de la madurez, quería retratar a este grupo de lesbianas grandes, que conocí y que no le decían a nadie su condición. Yo esta película no la podría haber hecho hace 15 años”, cuenta Paolinelli sobre el disparador del film y el momento de maduración que necesitó el proyecto.

“Letters to Morrissey” de Armand Rovira, Paul Morrissey juega con los límites entre la ficción y el documental para representar momentos de la vida del artista que produjo a Andy Warhol y que mantuvo una prolífica carrera.

El cine es algo universal, puedes ver una película dentro de 500 años y va a ser una película, Morriseey se enfocaba en temas humanos como los celos, el amor, que trascienden una época. Los creadores estamos hablando siempre de los mismos temas”, dice Rovira.

Una de las películas más celebradas fue “Heroxs del 88” del realizador y periodista Luis Díaz, quien bucea en la historia del mítico compilado hardcore y punk “Invasión 88” para rastrear el pasado de un estilo musical asociado a la rebeldía.

Para mí era una obsesión el disco. Y fuimos llenando los agujeros que había con la memorabilia que tenía y encontramos. Sumé al equipo a dos periodistas de menos de 30 años que ni conocían esto, pero se esforzaron y fuimos encontrando y cerrando entrevistas. Yo quería enfocarme en el disco y no quería ir muy atrás, porque hay otros documentales, ni tampoco ir más adelante”, dice pasado el estreno en la muestra Díaz.

Una figura clave de BAFICI es Raul Perrone, que todos los años presenta propuestas y en este caso con “Ituzaingó V3rit4”, película en Competencia Argentina, ofrece una crítica lúcida y descarnada del universo de los festivales y la sociedad hiperconectada.

Dije voy a poner en escena todo aquello que no soporto. Quería dejar un testimonio, pero sin rencor, sin odio y con respeto. Es tanta la idiotez que veo, los pibes con los celulares, la gente grande con celulares, ahí tenés a los paparazi idiotas con celulares, cuidando las imágenes. Es una de mis obsesiones y debilidades, que todo sea bello y con contenido, jugando mucho con los actores y la noche”, cuenta Perrone

“Los tiburones” ópera prima de Lucía Garibaldi, en competencia internacional, trabaja sobre Rosina, una joven anclada en un pequeño pueblo costero en el que se descubrirá sexualmente y deberá lidiar con su familia y entorno.

Quería en Rosina mezclar la maldad y la dulzura, trabajé casi siete años el proyecto, me deprime pensar que fue tanto (risas), al principio era mucho más malo el personaje, luego se le fue yendo la solemnidad a la película, respondiendo a un proceso mío de querer filmar más austero y sencillo”, asegura Garibaldi sobre el rol protagónico del film y su trabajo.

“Badur Hogar”, de Rodrigo Moscoso, “Los Payasos” de Lucas Bucci y Tomás Sposato, “Ínsula” de María Onis, “Método Livingston”, de Sofía Mora, “La Asfixia” , de Ana Isabel Bustamante, “Cartero”, de Emiliano Serra, “Quién Mató a mi hermano?”, de Ana Fraile y Lucas Scabino, ofrecieron calidad, reflexión, análisis, y también humor y entretenimiento, cada una en su medida, potenciando la búsqueda de la muestra por nuevos talentos y propuestas.

La sensación es que uno viene de un proceso muy largo y accidentado. En mis tres años anteriores como director tuvimos mucha más suerte con cosas imponderables. Hay análisis que se hacen incorrectos, como que por la mudanza tuvimos menos películas, y esto ya lo sabía desde noviembre, porque las películas que habíamos pedido eran considerablemente inferior al año anterior y nos reunimos y decidimos no sumar aquello que no estábamos completamente seguros y que también respondían a cuestiones de formato, porque por ejemplo la Sala Lugones ya la teníamos explotada de fílmico” dice Javier Porta Fouz, Director Artístico del 21 BAFICI a Haciendo Cine.

Y consultado sobre las dudas que había sobre esta realización, antes de la misma, y su trabajo indica “como director artístico mi rol es responder preguntas, está bien explicar, lo que es irritante es cuando no te preguntan y sacan conclusiones, como que se eliminaron películas arbitrariamente, no vienen a preguntarte y dicen algunas cosas que no son”.