Cobertura: Continua el 34 MDQ Film Fest

Avanzando en competencias, y con la posibilidad de dialogar con sus hacedores y pensadores, Haciendo Cine continúa con su cobertura de la 34 edición.

El 34 Festival Internacional de Cine de Mar Del Plata continúa con películas, actividades y el continuo homenaje a quien fuera el alma mater de todo José Martínez Suárez. Antes de cada proyección, y posterior a los avisos de sponsors y corto institucional, sobre un fondo azul el “estoy hecho de cine”, “el cine es un gran mentiroso”, entre otros, en la voz de JMS dispara un espontáneo aplauso que desde el primer día acompaña cada función.

Avanzando en competencias, y con la posibilidad de dialogar con sus hacedores y pensadores, HaciendoCine continúa con su cobertura de la 34 edición.

Dibujos para todes.

“El patalarga” se presentó como parte de Mar de Chicos “el guion data de cuatro años y primero grabamos las voces, busqué humoristas porque sabía que iba a dar con los personajes, después la rodamos”, dice Mercedes Moreira, directora de la película.

“Hicimos con cutout digital todo, armamos los personajes, los articulamos digitalmente y luego animamos todo. Trabajé con un grupo, algunos los mismos de Fantasmagoría, serie que hice hace un tiempo”, indica.

“Me llegó la propuesta y me encantó. En mis comienzos hacía voces, de hecho en mi trabajo juego mucho con las voces. El guion me pareció muy bueno. Grabamos, y me pareció que pasó muy rápido todo. Me emocioné cuando la vi”, dice Charo López, una de las actrices que puso su voz al relato.

“El guion tiene cuatro años y viéndola hoy, tiene mucha actualidad, por ejemplo en relación a la política, pero también a todos los mensajes del bien y de militancia son muy finos, no es un panfleto, pero desde niñes masculinos con remeras de unicornios. Siento que no es solemne el mensaje”, agrega.

Una pensadora de película

Esther Díaz volvió al Festival esta vez como espectadora del 2 Foro de Cine y Perspectiva de género. Ya el año pasado disertó en él y ahora regresó para escuchar y comentar. “En el cine hay un ambiente cordial, en la Academia no. Como no me preparé para esto no doy examen y nadie puede exigirme sobre esto”, dice.

“Yo fui testigo de la época en la que las chicas trans estaban condenadas a vivir muy pocos años, y hoy que en el Foro esté una representante de dicha comunidad, hablando frente a todos es un gran avance”, concluye.

Género en la selva.

“Los que vuelven” nueva película de Laura Casabé, desarrolla una historia de género tamizada por la historia que sorprende. “Quería filmar en la selva, pero después me di cuenta de lo impredecible de todo. Aunque quieras controlar no podés y tenés que amoldarte, y lo que antes te daba miedo, después te metés”, dice.

“Pensamos mucho todo, uno de los grandes temas era que estábamos haciendo un melodrama histórico cruzado por el género, me importaba mucho que no sea acartonado todo. Fue una de mis grandes obsesiones”, concluye.

“Es mi primera vez en cine de género, en un momento que corporalmente no podía ni controlar la continuidad, tres días de cambio en el rodaje para mí era muchísimo, de hecho hice el casting con tres meses de gestación y se demoró y ya tenía cuatro, marcando un desafío personal para trabajar”, indica Lali González, de paso por el festival para acompañar la presentación.

“Terminando el rodaje, me tocó hacer una escena en un lugar medio complicado, y caminar, era un desafío, hacer equilibrio. Y otra con las cataratas de fondo, caminando en fila india con los poseídos, me querían poner un arnés, les dije que no, lo logré y al final no está la escena (risas). El embarazo me ayudó a despojarme de muchas cosas”, concluye.

Esperada segunda película.

Tras el éxito de “Cómo funcionan casi todas las cosas”, Fernando Salem trajo al Festival en Competencia Argentina a “La muerte no existe y el amor tampoco”, trasposición de la novela Agosto de Romina Paula en la que una mujer regresa a su pueblo y revive situaciones que la acompañan desde siempre.

“Ahora con el diario del lunes parece que todo tuviera una forma, pero adaptarla fue difícil. Me acerqué a Romina casi como fan pidiéndole adaptar su obra. Ella fue al Malba vio mi película anterior, Pilar Gamboa y Esteban Bigliardi le hablaron de mí, me dio los derechos y me dijo que haga mi trabajo, y en un principio pensé que iba a armar equipo con ella, pero no, me dio libertad”, dice Salem.

“A nivel logístico tenés que llevar todo, si bien la comunidad y todos te reciben bien, te dicen que no hay  dinero. Creo que el cine tiene una función social, acompaño yendo a la radio, escuelas, para hacerlos parte del proyecto, y ahora están en Rio Turbio esperando el estreno”, agrega.

La vuelta de una ganadora.

Sin película pero regresando como jurado del Festival, Hadas Ben Aroya (“People that are no me”) habló con HaciendoCine sobre sus impresiones en la ciudad y su particular e incisiva mirada sobre el cine.

“Mar Del Plata fue uno de mis primeros festivales, y estuve dos años recorriendo varios festivales por todo el mundo, y ahora haciendo balance recuerdo a éste como uno de los más divertidos. De hecho recuerdo que no entendía nada cuando estaba mirando la ceremonia y me dieron el premio. Estaba muy emocionada, pero también perdida, no imaginaba ganarlo, estaba mirando mi celular esperando ir a la fiesta, así que volver es muy interesante volver como jurado, mi sexta vez en festivales. Este regreso como jurado cierra como un círculo”, Dice Ben Aroya.

Trabajando en su nuevo proyecto, que la tiene enviando mensajes y fotos todo el tiempo con imágenes de perros y casas agrega “no me gusta que la gente hable en sala, que tenga fuerte su teléfono en los cine, podría matarlos, me conecto con el film, y esas cosas me sacan, la luz de los celulares. Cuando miro un celular me enfoco en él, y eso que siempre me cuesta hacerla, me gusta ir siempre sola, ver películas que tal vez no me gusten, pero no voy a ver películas porque me gustan, sino porque soy curiosa”.

Cominofage dolorosa.

Sabrina Blanco, en competencia argentina con La Botera, película que ha sorprendido en el Festival desarrolla una historia de crecimiento y dolor en medio de un contexto hostil. “Fui mucho tiempo antes al barrio, para conocerlo, un proceso de observación, como más documental para hacer una ficción. Mientras iba hice casting, iba recorriendo, conocí al Nicole, la protagonista, allí, porque no quería que alguien fuera de la Isla Maciel, lo haga”.

“Parte de mi conexión con el personaje es porque soy yo misma, las protagonistas son yo en algunos puntos, Nicole tiene una relación conflictiva con el padre, yo la tuve, tal vez corrí algunas cosas”, agrega.

Terror y política.

“La Casa”, de Jorge Olguín, sorprendió en la sección HORA CERO, que se ve todos los días en el Ambassador 1 por su fuerte lectura de la realidad chilena narrando desde el género un retazo de la época en la que el toque de queda era algo constante.

“Esta es una película muy pequeña, elaborada espontáneamente, y siento que es una película desde la inmediatez, algo que no hacía desde tiempo atrás. Tuvimos un tiempo de rodaje corto, quería que fueran pocos planos para lograr espontaneidad en el actor”, dice Olguín.

“En la película hay pocos cortes, quería hacer un plano secuencia completo pero era imposible, y me vi obligado a hacerlo por segmentos, cada escena era una coreografía. Hubo ensayos en el mismo set, porque quería manejar absolutamente todo”, dice.

El festival continuará hasta el 18 de noviembre, para más información https://www.mardelplatafilmfest.com/34/es/