Crítica "Nosotros": Los invasores

Con su segundo largometraje, Jordan Peele vuelve a apostar por el terror mainstream para concientizar sobre la problemática social que aún predomina en la Norteamérica de Trump.

Después de asegurarse un lugar de privilegio entre los autores más mimados por la prensa especializada gracias al hype de Huye (Get Out, 2017), el comediante devenido en director Jordan Peele retoma el cine de género con Nosotros (Us, 2019). Pero a diferencia de Huye, donde la bajada de línea y los tintes humorísticos estaban casi por encima del perfil terrorífico (el conflicto racial determinaba el contexto), esta vez Peele se aboca por completo a un relato macabro para desplegar su bagaje de referencias cinéfilas y experimentar con un trasfondo más ambicioso.

Adelaide Thomas (Lupita Nyong’o) se encuentra vacacionando junto a su marido y sus dos hijos, cuando deciden pasar una tarde en una playa turística de Santa Cruz, California, lugar donde siendo apenas una niña le tocó vivir un hecho traumático después de encontrarse a su propia doppelganger. Durante esa misma noche, toda la familia es acechada por un grupo de individuos que resultan ser una versión aterradora de ellos mismos.

Esta premisa desarrolla la primera mitad de Nosotros, compuesta de tramos donde la tensión y el humor construyen secuencias altamente logradas. Recién para cuando el desenlace empieza a asomarse, el intelecto de Peele desemboca en una lectura sociopolítica apoyada en la sátira y lo fantástico. A esta altura podríamos hablar de una marca autoral respecto al imaginario de su director. También cabe resaltar el trabajo de Nyong’o y el soundtrack a manos de Michael Abels. Por segunda vez, Peele se sale con la suya y suma otro título fundamental del terror contemporáneo.

 

Por Enrique D. Fernández