Crónicas serranas del Festival de Cine de Cosquín

La séptima edición del encuentro de cine cordobés presentó películas de los cinco continentes. La ganadora fue Jovens infelizes ou um homen que grita não é um urso que dança, de Thiago B. Mendonça (Brasil). Cortometrajes y actividades especiales completaron un festival atravesado por el esfuerzo de los organizadores, el locro, las salas llenas y el amor al cine.

De todo para ver

En esta séptima edición de FICIC se programaron más de 50 películas de diferentes partes del mundo. Las de Competencia Oficial como 66 Kinos de Philipp Hartmann (Alemania); Ama-San de Cláudia Varejão; Jovens infelizes ou um homen que grita não é um urso que dança, de Thiago B. Mendonça (Brasil); Los globos de Mariano González (Argentina); Otra madre de Mariano Luque (Argentina); y Toublanc de Iván Fund (Argentina) fueron las que acapararon la atención del público con proyecciones en salas colmadas y gente que se quedó con las ganas de entrar.

 
No hay FICIC sin locro

Aunque el locro no tenga nada que ver con el cine en el Festival de Cosquín, es parte de la tradición de cada apertura. A modo de bienvenida, la Mary, madre de Carla Briasco (la directora del Festival), preparó dos ollas gigantes de este guiso a base de zapallo, porotos, maíz, papas, cerdo y algunos ingredientes secretos que, acompañados de empanadas, son la recibida ideal para este encuentro de cine serrano.

 

Revolución Rusa en 35mm

Al cumplirse 100 años de la Revolución Rusa, el FICIC puso el foco para conmemorar esta fecha y proyectó tres películas rusas en 35mm. El ciclo estuvo programado por Fernando Martín Peña y las películas seleccionadas fueron Mi amigo Iván Lapshin dirigida por Alekséi German (1984); Octubre de Grigori Aleksándrov y Serguéi Eisenstein (1928), y Tres cantos para Lenin de Dziga Vértov (1934).

 

Polo Audiovisual Córdoba

Hace apenas una semana se aprobó en Córdoba la Ley de Fomento de la actividad audiovisual. A cargo de Jorge Álvarez se creó el Polo Audiovisual con el objetivo de desarrollar la industria local de contenidos audiovisuales en toda su cadena productiva, generar oportunidades de empleo de calidad y atraer inversiones a la provincia. En diálogo con la prensa, Álvarez se refirió a “darles un espacio a las series de TV y web porque el cine está cambiando” y aseguró que se trata de “la ley más moderna de Argentina”. A la vez dejó en claro que el “FICIC y otros festivales de la provincia serán apoyados económicamente a través de esta ley”.

 

Los ganadores son…

Jovens infelizes ou um homen que grita nao e um urso que danca(2016) de Thiago B. Mendonca fue elegida por el jurado como la mejor película de la Competencia de Largometrajes. El jurado además otorgó menciones a Bruder der Nacht, de Patric Chiha, y La siesta del tigre, de Maximiliano Schonfeld. El mejor corto de la Competencia fue A Nice Place to Leave, de Maya Connors, mientras que A History of Sheep, de Ezequiel Vega, obtuvo una mención especial. El mejor corto de la Competencia Cortos de Escuela fue para Dónde estás en el futuro, de Julieta Seco, en tanto que las menciones de Cine.Ar y RAFMA fueron para Mercado, de Luciano Giardino, y A quien corresponda, de Valeria Fernández. Los globos (2016) de Mariano González se llevó el Premio del Público y la distribuidora de cortometrajes Luciana Abad recibió un reconocimiento por los 10 años de labor en la difusión del corto. Otro de los premios clásicos del FICIC es el Gracias por Venir, que reconoce a aquellos espectadores fieles que concurren a la mayoría de las funciones. En este caso fue para Fabián Costa, un canillita cinéfilo que disfrutó del Festival hasta el final.

 

Epílogo

En este año de luchas para el cine argentino, el FICIC es una bocanada de aire serrano. Con un programador de lujo como Roger Koza, la fiesta cinéfila es fruto del trabajo y del esfuerzo de un equipo de producción que tiene al frente a Carla Briasco, una hija de Cosquín que desde hace siete años lleva el cine del mundo a su ciudad natal. Con FICIC cambia la energía de Cosquín, se respiran otros aires, se viven otras historias.