DAC difunde preocupante informe sobre el cine nacional

La entidad Directores Argentinos Cinematográficos lanzó un comunicado sobre la parálisis en la que se encuentra la producción audiovisual

DAC realizó una detallada encuesta entre sus directoras y directores y los resultados revelan la difícil realidad con que este año termina su actividad la producción de cine nacional.

Los siguientes son los problemas que los encuestados coinciden en manifestar para Audiencia Media, Vía Digital Documental, Opera prima y Convocatorias de Largometrajes.

La información online está desactualizada.

- Hay requisitos contradictorios y errores de cálculo al computar la composición de los aportes.

- La demora promedio para una gestión dentro del INCAA es de un plazo que se extiende entre los 6 meses a un año.

- Es imposible coproducir desde el interior del país sin tener un productor en Buenos Aires.

- Desde ya hace mucho tiempo que las autoridades del INCAA – contrariando la letra de la Ley de Cine – han cortado el otorgamiento de créditos, lo que provoca claramente que los montos de adelantos de subsidios sean absolutamente insuficientes para producir en condiciones mínimamente dignas.

- La falta de comités y la imposibilidad de clasificar proyectos antes presentados en convocatoria, frenan completamente la actividad.

- En las convocatorias que tienen como “premio” el adelanto de subsidios, el monto del premio no alcanza para producir y los premiados deben abandonar sus proyectos que ya no podrán volver a presentar luego de años de trabajo e inversión.

- Hay cantidad de expedientes con adelanto de subsidio extraordinario que están en rodaje para poder cumplir el plazo impuesto, sin haber firmado el mutuo por exceso de burocracia en los trámites, dilaciones, retrasos y constantes modificaciones normativas del Instituto.

- Las semanas de rodaje de cada película se han reducido drásticamente en muchos casos hasta 2 o 3 semanas – para que el devaluado dinero percibido logre alcanzar y así finalizar el proyecto que sus creadores se han obligado a entregar finalizado al INCAA.

Este inédito ajuste ejecutado por las autoridades del INCAA, principalmente al no reconocer el valor real del costo de un largometraje de presupuesto medio, hoy desfasado en más de un 100% violando la Ley de Cine que ordena su debida actualización anual frente a un cuadro inflacionario que superaría el 50% en 2018, provoca una precarización generalizada de puestos de trabajo y de los objetivos artísticos con que fueron concebidos esos proyectos, que hoy se muestran como un “record de producciones y estrenos” ocultando la dura realidad que atraviesan.

Para empeorar todo este panorama, una vez obtenido el acuerdo del departamento de costos del INCAA y enviado este a su aprobación, la resolución de reconocimiento final no se emite o se demora, o aún emitida no se liquidan los subsidios que pudieran corresponder en plazo urgente considerando el enorme tiempo transcurrido multiplicado por el daño que produce día a día la inflación a esos subsidios ya devengados.

Por primera vez en su historia el INCAA llega a esta difícil situación, provocada no por falta de fondos sino porque en vez de cumplir cabalmente con sus funciones, la actual forma de gestión del Instituto pondera la sub-ejecución e inversión financiera del presupuesto por sobre el fomento cinematográfico que corresponde. Solicitamos a las autoridades del INCAA revean todo este funcionamiento ya que en caso de persistir el mismo, sin duda alguna nuestro cine argentino quedará fuera de competencia y con graves daños en este camino. DAC – Directores Argentinos Cinematográficos