Dalí llega al cine. Recuperando a un genio

David Pujol estrena en CINEPOLIS “Salvador Dalí, en busca de la inmortalidad”, un apasionante relato documental sobre el artista y su relación con su mujer, y también sobre aquellos lugares que determinaron como su «lugar en el mundo».

Genio y figura recuperado en una propuesta que posee mucho de convencional, pero que gracias a la obra del artista, permite potenciar cada imagen, cada trabajo, cada fotografía que se muestran. Haciendo Cine pudo dialogar con el director para conocer más de esta propuesta.

¿Cómo fue imaginar una película sobre Dalí y Gala pero desde los espacios que habitaban?

En realidad, fue una manera lógica de abordar la biografía de Salvador Dalí. Hay que tener en cuenta que Dalí solo tuvo una casa en propiedad a lo largo de su vida y esta fue la que construyó a partir de unas barracas de pescadores que fue adquiriendo y juntando hasta conformar su pequeño reino en su amado paisaje de Port Lligat, que además fue escenario en muchas de sus obras, como, por ejemplo, la Madonna de Port lligat o su famoso Cristo de San Juan de la Cruz. Me gusta recordar en sus propias palabras lo que sentía por este paisaje. "yo no soy el hombre que robó un paisaje, el paisaje me robó a mí". 

¿Qué descubriste sobre ellos al recorrer los lugares que habitaron?

Descubrí que en realidad nada es lo que parece.  Mucha gente asocia a Dalí y Gala con Glamour y dinero, pero la verdadera pasión de Dalí, nunca fue material, siempre fue la belleza de su paisaje. Gala y Dalí, abandonan con suma facilidad las comodidades de las grandes ciudades como París y Nueva York para refugiarse en una pequeña barraca sin agua ni luz. Solo un techo que les cobija. Pero allí, en palabras de Dalí, es donde fueron más felices...porque según él, fue en estas circunstancias donde aprendió a limar su personalidad y a enfrentarse como pintor a una luz milenaria y única como la de las rocas áridas y llenas de drama geológico del Cabo de Creus. 

¿Cómo seleccionaste a los entrevistados?

Necesitaba crear una atmósfera reducida para que se pudiera transmitir la idea de invitar a toda una audiencia a entrar en las casas de Dali, casi como un anfitrión que invita a un grupo de gente para una reunión.  Entonces le pedí a Montse Aguer directora de los museos Dalí y co guionista del proyecto que asumiera esta función y ella me propuso estar acompañada por Jordi Artigas, coordinador de las casas-museo Dalí. Ellos ejercen una balanza necesaria entre la voz en off de la narradora (que representa el pasado) y la de Aguer y Artigas que representa la voz en el presente. 

https://ecp.yusercontent.com/mail?url=https%3A%2F%2Fssl.gstatic.com%2Fui%2Fv1%2Ficons%2Fmail%2Fimages%2Fcleardot.gif&t=1582720212&ymreqid=64438f07-c59f-c2ad-1c39-bb0138013300&sig=piXvFy865y5DRUcOo3asSQ--~C ¿Cuánto tiempo duró la investigación?

Lo cierto es que tuve que leer muchísimo, profundizar en muchísimos archivos que Lucía Moni (VIDEO) Y Rosa María Maurell (Foto) del Centro de Estudios Dalinianos de la Fundación Dalí me enseñaron. Sin la apuesta de la fundación Dalí como productores de este proyecto hubiera resultado mucho más complicado. Fue un proceso gradual que acompañó la producción a lo largo de 4 años. 

¿Y el rodaje y la edición?

La fundación Dalí ha producido tres documentales, una trilogía. La primera parte la hicimos después de juntar la segunda y la tercera en una sola película, que es la que se estrena ahora en Argentina. Así que estamos hablando de un proceso de 4 años. 

¿Qué crees que aporta la película a la figura de Dalí?

Lo primero que debería decir es que ha sido Dalí el que me ha aportado a mi... y por ende espero que a las audiencias que vean el film. Pero siguiendo el hilo de la pregunta creo que la película se acerca a la figura de Dalí de una forma completamente nueva, aborda conflictos personales y familiares y a que aportan algunas claves para entender un poco mejor la complejidad y la naturaleza sobre la personalidad de Dalí. 

¿Qué expectativas tenés ante el estreno en Argentina?

Pues creo que Argentina es un país muy cinéfilo y muy culto. Estoy muy interesado en la respuesta de una audiencia de un nivel tan alto, pero al mismo tiempo con lo que suele llamarse "miedo escénico" precisamente por el mismo motivo.