"El Príncipe": “Me gustaría que en Argentina la película remueva las conciencias, las almas, las mentes”.

Juan Carlos Maldonado sorprende en “El príncipe” de Sebastián Muñoz Costa Del Río con la historia de un joven que es encarcelado y será el motivo de disputa de dos bandas que lo desean.

Alfredo Castro y Gastón Pauls coprotagonizan una historia de vínculos y deseos basada en el libro de Mario Cruz. HaciendoCine pudo dialogar con Maldonado para conocer más detalles de la historia.

Si bien habías hecho cine con anterioridad, cuando te llega la propuesta de EL PRINCIPE, ¿sabías que era tu gran chance de visibilizar tu trabajo en el resto del mundo?

Cuando me ofrecieron el personaje siempre supe que iba a ser una gran película, Sebastián lleva haciendo cine más de 20 años y siempre supe que iba a trabajar con un gran equipo, guion y actores, pero no asumí que iba a tener un impacto por muchos países y que iba a significar visibilizar mi trabajo por el mundo, no asumí el proyecto desde ese lugar, simplemente me entregué a la película, y ha sido una oportunidad única y maravillosa que agradezco mucho.

¿Qué fue lo primero que te vino a la cabeza luego de leer el guion?

Sebastián me vio en una obra en la Universidad, yo estaba en cuarto año, me esperó a la salida, me invitó a tomar algo y a contarme del proyecto. Leí la novela, me pareció difícil y cruda y pensaba cómo se iba a llevar a la pantalla, no sabía desde qué lugar abordarlo, fue muy crudo y decidí entregarme a este nuevo cuerpo y personaje.

¿Cómo trabajaste con Alfredo (ya lo habías hecho antes en cine) y el resto de los compañeros para que todo sea tan natural en el film?

El trabajo con Alfredo fue maravilloso, es un enorme colega, todos nos entregamos a esta historia, enfrentamos las escenas desde la confianza, planteando todo, es un trabajo donde se requiere un trabajo de confianza muy profundo. En las escenas con él éramos de tú a tú y todo pasa desde la confianza, el respeto, conocer al compañero y entregarse en un 100 por ciento.

¿Qué crees que aporta EL PRINCIPE a la relectura que en los últimos tiempos se está haciendo de la historia de la región y la chilena propia?

Aporta nuevas miradas, nuevas lecturas sobre el amor, la necesidad de afecto del ser humano, es una historia de hombres, hombres encarcelados, donde se muestra la rudeza del espacio y cómo conviven los cuerpos, es una lectura maravillosa, única, visualmente bella, auténtica y honesta y es un aporte absoluto al cine latinoamericano.

¿Cuál fue la escena más difícil de rodar?

Creo que las de sexo, de sexo con Alfredo, la violación que también sufre El príncipe, fueron escenas complejas porque hay mucho tacto, cuerpo y exposición, pero fue todo muy cuidado, había un compromiso completo con Alfredo, nos entregamos al relato y dejamos que las cosas sucedan para vivir las escenas, las enfrentamos con mucho cariño y respeto.

¿Y la más divertida? ¿O la que más te gustó?

(Risas) Todas las escenas, eran rudas y complejas, pero amo hacer cine, me encanta actuar, estaba en otro cuerpo, espacio y siempre asumí las escenas desde el goce, el aquí y ahora, hacer cine es un placer y disfruté cada momento del rodaje.

¿Sos un actor que tiene prejuicios a la hora de actuar? ¿Cómo manejaste las escenas de sexo y desnudo?

No asumo las escenas desde el prejuicio, uno tiene que asumir las escenas como son, sin juicios, a la hora de actuar no sirve. Hay que entregarse a la escena, al relato, a la historia, a dialogar con el compañero, sin juicios o algo premeditado. Y con respecto a las escenas de sexo, hay que entregarse, eso es la clave, y sin asumir las cosas con juicio.

¿Y las de violencia?

Es una película ruda, cruda, con mucha violencia, pero me entregué a la historia, al compañero, a Alfredo, todo era coreografiado antes y luego uno habita ese espacio y cuerpo y vive esas escenas.

¿Qué te gustaría que pase con la película ahora que se estrena en Argentina?

Me gustaría que remueva las conciencias, las almas, las mentes, que muestre nuevas aristas, visiones y que reciban El príncipe con apertura de mente y alma y se dejen llevar por este viaje con este personaje misterioso que es el príncipe.

¿Estás con algún nuevo proyecto de cine o TV?

Terminé de grabar una serie sobre el mundial de fútbol de Chile del 62, mi personaje es un futbolista muy particular, y este año se estrena una película, donde protagonizo, la historia de Rodrigo Rojas De Negri, que los militares lo quemaron vivo en la vía pública en la dictadura, era fotógrafo, es una ficción sobre él, es un personaje muy importante, para la memoria de este país, imagino que se estrenará en la segunda parte del año. Estoy evaluando proyectos, propuestas, receptivo a nuevas miradas y contento porque El príncipe me abrió muchas puertas, permitiéndome conocer nuevos directores/directoras y hacer cine, eso me hace muy feliz. Ojalá pueda salir de Chile y visibilizar mi trabajo.