"Esta mierda me supera": La ira y la adolescencia

Con el antecedente del éxito que series como “Stranger Things” o “The End of the Fucking World” han tenido, “Esta mierda me supera” (I am not okay with this), estrenó en Netflix hace unas semanas.

La plataforma avanza en la exploración de la vida adolescente, y en este caso enfocándose en Sidney (Sophia Lillis) una joven que debe lidiar con sus miedos y sentimientos tras el suicidio de su padre y además de encarar el mundo que la secundaria y las rutinas le tienen preparado.

Basada en la novela gráfica de Charles Forsman del mismo nombre, que Roca Editorial edita este mes en Argentina, y adaptada por los mismos que llevaron su anterior obra “The end of the fucking world” a la pantalla, el desparpajo con el que en “Esta mierda me supera” se narran los días de Sidney, es un verdadero hallazgo.

Obligada por una consejera escolar a escribir un diario íntimo: “CHARLA SOLO CONTIGO”, le indican, “LO PUEDO ESCRIBIR EN MI TELEFONO”, consulta y le dicen que no, la narración en off de esa bitácora, y el flashback y forward, permiten dinamizar aún más este relato, que más allá de su particularidad, es una puesta al día del coming of age clásico.

Sidney es excéntrica para los demás, sí, menos para Dina (Sofia Bryant) su mejor amiga y con la que se desarrollará gran parte de la historia y complejidad de sus pensamientos.

Cuando Sydney descubra un “poder especial”, que se dispara a partir de un estado de ira incontrolable, todo en “Esta mierda me supera” tendrá otro sentido, y aquello que creíamos trillado o plagado de lugares comunes se resignifica, trascendiendo su dirección hacia el público más joven.

Las múltiples referencias a la cultura popular y música de los años ’80 y ’90 (El club de los 5, La chica de Rosa) y a clásicos como Carrie, potencian cada uno de los seis episodios de la primera temporada recientemente lanzada.

En “Esta mierda me supera” nadie es quien realmente dice ser, los personajes son ambiguos y revelan otras facetas a medida que avanza la trama, como Stanley (Wyatt Oleff), ese joven particular que prefiere andar descalzo por el mundo, fumar hierba y declararle sin culpas su amor a Sidney y que terminará siendo cómplice de muchas de las aventuras de la joven en esta lograda serie.

Los 6 episodios de ESTA MIERDA ME SUPERA ya disponibles en NETFLIX.