Kodak sale de la quiebra

El gigante fotográfico anunció el martes pasado que obtuvo el permiso para emerger de la suspensión de pagos a la que entró en enero del 2012. “Tenemos la tecnología correcta en el momento adecuado al mismo tiempo que los mercados transitan el mundo digital", declaró el presidente de la firma Antonio M. Pérez y afirmó que seguirá apoyando la industria del cine.

A raíz de los cambios digitales emergentes, tanto en la industria fílmica como fotográfica, y agobiada por una deuda de más de 6.700 millones de dólares, Kodak había solicitado protección por bancarrota bajo el Capítulo 11 de la ley de quiebras de Estados Unidos en enero del año pasado. Desde el año 2010 arrastraba un déficit de 2.600 millones de dólares en obligaciones con sus empleados además de 1.500 con sus acreedores. Esta  caída se debía, en gran medida, a su incapacidad para adaptarse al negocio digital.

"Hemos sido revitalizados por nuestra transformación y ahora nos hemos reestructurado para convertirnos en un formidable competidor, más pequeño, con una sólida estructura de capital, un saneado balance y con la mejor tecnología de la industria", destacó Pérez. La compañía cerró un acuerdo por 695 millones de dólares en financiamiento a plazo para la salida de la quiebra y recibió 406 millones en nuevas inversiones de capital de acreedores no garantizados.

Kodak seguirá contribuyendo con material fílmico. A pesar del rédito de los films digitales, muchos directores de fotografía prefieren filmar en película tradicional. Por otro lado, la empresa tiene varios acuerdos con estudios como Disney, Paramount, Warner Bros y Fox para venderles sus productos.