La última tarde

VI 25, 10.20, CIN 1; VI 25, 21.40, CIN 1, SA 26, 16.00, CIN 1

Sostenida casi íntegramente a partir de las actuaciones de sus dos protagonistas y de los extensos diálogos, La última tarde entrecruza lo afectivo con lo ideológico para repensar la militancia de izquierda de los setenta y ochenta en Perú. Ramón viaja desde Cuzco hacia Lima para encontrarse con su ex compañera Laura con el objetivo de firmar el papelerío de su divorcio. Por una serie de inconvenientes, el trámite se dilata más de la cuenta y la ex pareja tendrá que hacer tiempo durante toda una tarde, caminando por los pintorescos barrios de Barranco y Miraflores y poniéndose al día sobre su pasado. Hace 19 años que no se ven, desde que ella huyó sin dejar rastro de la agrupación armada de la que ambos formaban parte, y esa fuga en clave de incógnita estará latente en cada arista de su conversación.  Como si se tratara de una Antes del amanecer focalizada en la etapa crepuscular de un vínculo amoroso, y transitando temas políticos como el accionar de la guerrilla, los saldos individuales de ese pasado de lucha y el declinar de los ideales, la película de Calero asume, con bastantes dificultades, la tarea de exorcizar con palabras las fuerzas de la Historia.