Luciano Monteagudo se despidió de la Lugones

En un emotivo acto, del que participaron responsables de entidades cinematográficas y prensa, formalmente se despidió, luego de 40 años, Luciano Monteagudo de la dirección de la Sala Leopoldo Lugones.

En un emotivo acto, del que participaron el director del Complejo Teatral de Buenos Aires, Jorge Telerman, responsables de entidades cinematográficas y prensa, formalmente se despidió, luego de 40 años, Luciano Monteagudo de la dirección de la Sala Leopoldo Lugones.

“Este lugar es suyo, y queremos que siga siendo parte de alguna manera. La Lugones es parte formadora de nuestra sensibilidad asociada a la cinematografía y cuando Luciano vino hace dos meses a decirme que se iba a jubilar, algo que tiene que ver con la administración y burocracia, y lo escuchamos. Todo lo que hizo acá fue una alegría”, dijo Telerman.

“Agradezco a Kive Staiff, quien confio en mí cuando tenía 21 años, trabajaba en la oficina de prensa pero pasaba más tiempo en la Lugones, y fui muy feliz de aceptar. Agradezco a todos los Directores que tuvo el lugar, a la Fundación Cinemateca Argentina, a los trabajadores del teatro, a Michelle Jacques Toriglia y Suyay Benedetti, y a los espectadores, y a Diego Brodersen que está ya trabajando para la programación 2020”, dijo Monteagudo.

Luciano Monteagudo fue el  responsable de programación cinematográfica de la sala durante 40 años de actividad. A lo largo de ese extenso y fecundo período, de la mano de Monteagudo y con el apoyo de la Fundación Cinemateca Argentina, “la Lugones” -como la reconoce popularmente el público porteño-, se consolidó como una sala de referencia en el contexto regional, a partir de retrospectivas de grandes maestros y autores desconocidos hasta entonces en el país, muestras monográficas dedicadas a cinematografías excluidas de la cartelera comercial y estrenos consagrados al mejor cine nacional e internacional.

A cargo de la programación estará ahora Diego Brodersen, programador adjunto de la Sala Leopoldo Lugones desde 2005 y que continuará con el permanente diálogo entre el cine clásico y las expresiones más valiosas del cine contemporáneo que marcan la identidad de la sala.