Mujeres de cine y papel

Dedicado al rol de la mujer en el cine argentino, el libro de les periodistas Catalina Dlugi y Rolando Gallego se posiciona como un indispensable texto en el contexto actual.

Tras un exhaustivo proceso de investigación y de entrevistas, los periodistas Catalina Dlugui y Rolando Gallego lanzan “¡Mujeres, Cámara, Acción! Empoderamiento y feminismo en el cine argentino” (Ediciones Continente, 2019), un recorrido necesario para comprender el difícil camino de la mujer en el cine argentino. El libro rescata datos, fechas, personalidades conocidas y anónimas, que configuraron el rol de la mujer en una industria machista y misógina que solo la ha preferido como un adorno. Para conocer más del proceso de trabajo del libro y a horas de salir a la calle, Haciendo Cine dialogó con Dlugi y Gallego.

¿Por qué consideran que este era el momento para lanzar el libro?

Dlugi: Sentí que era el momento clave, porque es un momento bisagra para el empoderamiento femenino, me encanta estar viviéndolo, me parece justo para poner en relieve el trabajo de las mujeres en el cine, es un homenaje para todas las que hicieron grande el cine argentino, las que empezaron, las anónimas, las que estaban tapadas por el patriarcado. El libro es de lectura entretenida, puede ser tomado como material de consulta, porque además abarcamos todos los rubros, no solo dirección y actuación, plasmamos los movimientos de defensa, los colectivos y porque además soy una de las profesionales que cuando empezaron, entrabas a una redacción y los hombres dejaban de hablar, como el video ese de Pixar, lo viví en carne propia, por poco tiempo, por suerte, pero lo llegué a vivir. 

Gallego: Independientemente del momento, que es histórico, siento que “¡Mujeres, Cámara, Acción!” era necesario para revalidar el rol de la mujer en el cine argentino. Si bien hay algunos rubros como interpretación y dirección, que siempre han tenido mayor visibilidad, era necesario reconstruir el duro y arduo camino por el cual transitaron mujeres que querían ser parte del medio sin importar el costo. Como dato curioso, al finalizar la escritura, y esperando ya los ejemplares, Kris Niklison, directora de “Vergel” se convirtió en la primera mujer de la historia del cine argentino en recibir una nominación a los Premios Cóndor de Plata, que otorga la Asociación de Cronistas Cinematográficos de la Argentina, todo un signo de la revolución que está en marcha. 

¿Qué fue lo que más les gustó del proceso de escritura?

Dlugi: El proceso en sí, dejar documentado todo lo que pasó desde la denuncia de Calu Rivero a Juan Darthés, hasta hoy, viendo cómo una sociedad se mostraba incrédula a una joven que se atrevía a decir lo que le había pasado y le costó muchos años de terapia, luego las voces defendiendo a Darthés, hasta la denuncia de Thelma Fardín, donde todo cambió y reconocieron su error. Pero también porque el disparador fue cuando uno va a hacer una consulta a una biblioteca y existe un único libro sobre una directora mujer, María Luisa Bemberg, por ejemplo, y ella decía que el feminismo es necesario mientras exista el machismo, el día que no exista más el machismo el feminismo carece de sentido, es cuestión de sentido, y se puede discutir, pero me parecieron sabias palabras. 

Gallego: La investigación y el encontrar, a medida que el libro avanzaba, datos de color que afianzaban las ideas que teníamos sobre el rol de la mujer en la industria. Por ejemplo, un día, uno de los bibliotecarios del INCAA me acercó una revista Platea en la que en un reportaje a Vlasta Lah, directora de “Las furias”, primer largometraje nacional dirigido por una mujer, se la ninguneaba sobre sus capacidades para liderar una película. Y volviendo a la pregunta, trabajar con Catalina ha sido un verdadero placer, pudimos congeniar en todos los aspectos y, cuando no, la comunicación fluida ayudó a terminar este libro con el cual nos apasionamos para darle un lugar de relevancia a la mujer en el cine en todos sus rubros y, sobre los que no pudimos, queda la posibilidad de hacerlo en un próximo trabajo.

¿Una reflexión sobre la mujer y su relación con el cine luego de escribir el libro?

Dlugi: Estoy muy orgullosa de haber hecho este libro con Rolando, pudimos complementarnos perfectamente en el proceso de trabajar juntos, nos entendemos, tenemos la misma cabeza con respecto a la inquietud, a la mirada, sabemos intercambiar posiciones y trabajar en equipo, eso fue un buen descubrimiento, hacer este libro a mí me llena de orgullo como mujer, periodista, por este momento que estamos viviendo y encontrar a un compañero como Rolando.

Gallego: Creo que hay que hacer muchísimo, que nada de aquello en enunciados, pancartas, frases, coincide con la realidad. Me parece que, como sociedad, ya no solo como industria, hay que avanzar en una deconstrucción para terminar con límites binarios que imponen una mirada sesgada sobre cada uno de nosotros.