Objetivo móvil

Otra promesa de revolucionar el mercado de la fotografía en teléfonos celulares, esta vez en manos de un lujoso lanzamiento de Sony.

Nota publicada en la edición 140 de Haciendo Cine.

La guerra de los smartphones no sólo no ha terminado sino que de a poco ha ido ramificándose en diferentes batallas. Así como muchas grandes marcas de tecnología se disputan el trono de los sistemas operativos o se sacan chispas en cuestiones de diseño y tamaño, otros eligieron dar pelea en el terreno de la fotografía. Tal fue el caso, por ejemplo, de Nokia, que luego de varios años de atraso volvió a concitar el interés del mercado mundial con un equipo como el Lumia 1020, poseedor de una cámara de 40 Megapíxeles y funciones exclusivas que lo convierten prácticamente en una cámara fotográfica semiprofesional con teléfono.

En esa misma dirección se mueve hoy Sony, el gigante japonés con un largo recorrido en el campo de la imagen que ha decidido dar un salto de calidad a través de un dispositivo que podría revolucionar el mercado de la fotografía móvil. Se trata nada menos que de un objetivo con sensor integrado que se adapta a todos los modelos de smartphone y tablet de la marca. Lo que durante varios meses parecía ser sólo un rumor en los blogs de tecnología hoy se vislumbra como unos de los lanzamientos del año. Pensado como un accesorio de lujo, este objetivo con sensor integrado ostenta además una gran independencia, al incorporar también un procesador Bionz, conectividad WiFi y NFC y una ranura para tarjeta SD.

En algunos meses más estarían llegando al mercado los dos modelos de objetivo para smartphones Sony: un objetivo llamado Lens Camera que cuenta con el mismo sensor de la cámara Sony RX100 y otro que contará con una lente Carl Zeiss. El precio de estos dispositivos se ubicaría entre los 400 y 600 dólares, una suma que puede resultar algo elevada si se lo entiende como un simple accesorio para un teléfono pero no tanto si se lo entiende en el contexto de las posibilidades que hoy ofrece a los amantes de la imagen el mercado y la cultura móvil.

Instagram, Vine y ahora... MixBit

En materia de redes sociales y aplicaciones móviles, 2013 quedará en la historia como el año del Videoblogging. Luego del furor causado con el lanzamiento de Vine, que introdujo esa particular forma de grabar videos de corta duración con sólo tocar la pantalla, y de la respuesta que rápidamente generó Instagram habilitando la posibilidad de postear videos además de fotos, un nuevo jugador se suma a la contienda. MixBit es una aplicación desarrollada nada menos que por Steve Chen and Chad Hurley, los creadores de YouTube que allá por 2006 le vendieron su plataforma de videos a Google en 1.500 millones de dólares. Con semejantes credenciales, desembarca en las tiendas virtuales (por ahora está únicamente en App Store y en apenas unas semanas llegará a Google Play) esta nueva herramienta que de movida ya otorga a sus videos una duración de 16 segundos, superando así a los 6 de Vine y a los 15 de Instagram. Pero de ninguna manera ese va a ser su único diferencial en este nuevo mercado. La novedad que introduce MixBit es la posibilidad de combinar videos de diferentes usuarios y generar piezas de video colaborativas de hasta una hora de duración. Así, este nuevo jugador en la batalla se diferencia de sus competidores generando una comunidad de creadores capaces de interactuar e intervenir sus videos con sencillas herramientas de edición. Con Twitter detrás de Vine y Facebook detrás de Instagram, sólo resta ver quién sale a respaldar a MixBit en la lucha por el trono del videoblogging.