"A OSCURAS": Réquiem por tres sueños

Hablamos con Victoria Chaya Miranda sobre su nuevo filme, un estilizado drama sobre personajes perdidos en sus adicciones.

"A oscuras" es uno de los primeros estrenos de la temporada 2019 del cine argentino. Un drama urbano protagonizado por Esther Goris, Guadalupe Docampo, Francisco Bass, Alberto Ajaka y Arturo Bonín.

Lola (Esther Goris) intenta no dejar caer su talento, amenazado por el paso de los años y los eventos irreversibles que arrasaron su felicidad. Ana (Guadalupe Docampo), intentará sobrevivir a una violenta relación con Víctor (Alberto Ajaka) que la acercará al mundo de la prostitución. Lucio (Francisco Bass) de la mano de la adicción a la cocaína, destruirá su precaria humanidad. 

Hablamos con su directora, Victoria Miranda, sobre el proceso de construcción de esta película. 

Tanto por la música como por la estética nocturna, podría encontrarse similitudes con cierto cine de los 90 como "Exotica" de Atom Egoyan, o algunos filmes de David Cronenberg. ¿Cuáles fueron las referencias estéticas, en una película donde la oscuridad de lo que sucede se desarrolla dentro de un entorno glacial y elegante?

VICTORIA MIRANDA: ¡Guau! Exótica fue una de las pelis que mi mente traía a la hora de pensar la propuesta estética. Réquiem para un sueño, de Aronofsky, en relación a los planos cortos a los lugares de poder que recorre la droga; Taxi Driver en relación a los planos de la ciudad a la noche, a la atmósfera, a la melancolía y After Hours, de Scorsese también, en relación a los secretos y las criaturas que alberga la noche.

 A nivel fotografía y arte, hay cosas que quise cambiar del guion y que produjeron cambios estéticos que me acercaron a la película que yo quería hacer y que redefinieron el resultado. Con relación al glam, quería poner a los lugares más estéticos, refinados y atractivos, como lugares de cosificación de mujeres. Algo así sucede con el personaje de Lucio (Francisco Bass) también, es el adecuado como RRPP del bar en el que trabaja, sin embargo, su marginalidad no es económica, es afectiva, espiritual, y el costo de su puesto es la pérdida de su humanidad. 

 

¿Cómo trabajaron el arte y la fotografía para ese look visual?

VICTORIA MIRANDA: Con Pablo Parra (DF) nos conocemos hace años, desde que trabajamos juntos en “Los Pibes del Puente” y gestamos durante años esta peli. Yo quise definir cuestiones extremas con relación a los planos a modo de prueba, por ejemplo: en ningún momento de la película hay cámara en mano, hay pocas locaciones con luz cálida, muchas escenas, diría el 60 % presentan una coreografía de cámara y de personaje como sello de la peli. Trabajamos a mucho detalle que espacios iban a estar más o menos saturados. Por otro lado, Catalina Oliva (Directora de Arte) me presentó una propuesta estética super clara, ella es extraordinaria trabajando y lo más importante es que se conecta con la película que vos estás visualizando y propone. Creo que esta peli hace honor a su talento. Tanto Catalina como Pablo hicieron un gran equipo sincronizando sus miradas a la mía. 

 

¿Cómo fue producida y qué tan importante fue el aporte de Mecenazgo cultural? 

VICTORIA MIRANDA: Obtuvimos el apoyo del INCAA, yo soy la productora, y mi ejecutivo es Martín Bullrich, persona esencial en esta película ya que “A Oscuras” sufrió la inflación del 2018. Estuvimos muy complicados a nivel financiero y logramos salir adelante. El premio mecenazgo fue muy significativo, representó un 15% de nuestro presupuesto total.

 

¿Cómo llega Esther Goris a su papel, después de casi 10 años sin actuar en cine?

VICTORIA MIRANDA: Diez años...Yo siento que ella está en nuestro cine todo el tiempo, como una figura omnipresente. Tal vez la estigmatizaron por hacer un personaje tan icónico y con tanta excelencia como Evita. El personaje que interpretó Esther se llama Lola, y definía a Mario, el personaje que interpretó Arturo Bonin. Con la guionista dialogamos mucho acerca del casting. A Esther le gustó el libro y a partir de ahí buscamos la originalidad que podía tener Lola al ser interpretado por Esther que tiene un trabajo de micro gestos, de profundización, de entrega y de compromiso impresionante a la hora de actuar.