"Tóxico": Pandemia de película

Estreno de esta semana en cine.ar, la película de Ariel Martínez Herrera con Jazmín Stuart muestra un mundo diezmado por un virus.

Por Rolando Gallego

Parece mentira. O no. Un proyecto imaginado hace años plantea, entre otras cosas, una pandemia que afecta a la humanidad. En el medio de ella una pareja (Jazmín Stuart, Agustín Rittano) salen a pelear por su vida en una casa rodante.

HACIENDO CINE dialogó con el director para conocer más de este proyecto de género que llega en un momento muy particular en la vida de los espectadores.

El estreno de “Toxico” se da en el marco de la Resolución N° 166/2020 del INCAA, del “Programa de estrenos durante la emergencia sanitaria”, que garantiza una ventana de presentación para las producciones nacionales con estreno programado para el segundo trimestre de 2020. La película se podrá ver en CINEARTV y CINEAR Play.

¿Cómo surge la idea de TOXICO?

En 2005, empecé a escribir los diálogos de una pareja en una situación medio “El ángel exterminador”, de Buñuel. En ella estaban teniendo una crisis y no se sabía bien porque no salían afuera. En 2008 escribí una primera versión que ya tenía el viaje en Motorhome y la epidemia. Y la epidemia era un contrapunto, desplazaba lo real y ponía a los personajes frente a lo incierto. El eje siempre fue ese: una pareja que atraviesa una transformación interna fuerte, mientras a la vez atraviesan un afuera que, como un espejo, también se vuelve cada vez más surrealista.

¿Por qué te demoraste tanto para volver a la ficción cinematográfica?

Me costó mucho terminar mi primer largometraje que fue totalmente independiente, “Alas” y decidimos con Santiago Podestá, que el próximo tenía que ser con un apoyo como el del INCAA. La idea era poder hacerla con estándar industrial y de trabajo. Pero como eso quedaba medio lejos, entonces empecé a enfocarme en cortos, que producíamos con Martín Garabal en “Grandes Éxitos”, mientras trabajábamos en proyectos de animación para tele y publicidad. Así empezamos a producir nuestras propias series web. En 2013 estrenamos “El show de Cúmulo & Nimbo” y en 2015 “Aventuras de corazón roto” creadas por mí y produjimos otras tantas series de Martín. Ahí volvió a tomar fuerza la idea de un largometraje. Conseguimos el apoyo del INCAA, que fue fundamental para ponerlo en marcha, en 2015. Después vinieron años muy malos para la economía al punto que la producción, se pudo terminar como pasa seguido, gracias a aportes de los propios técnicos. Es uno de los problemas del cine nacional, lo difícil que es producir cine sin ser una corporación privada.

¿Qué sentimientos tenés a la hora de estrenarla justo en medio de esta pandemia del COVID19? ¿Crees que el público conectará con el humor del film?

Espero que sí, siento muchas cosas, algunas abarcables y otras que supongo que se asentarán con el tiempo. No puedo saber cómo se actualizarán las intenciones de la película al volverse tan actual. Hay cosas que al ser un guion fantástico y distópico nos parecía que por el absurdo eran cómicas y que ahora no son ya tan absurdas, y hay que ver que efecto genera. Si creo que la película desde su concepción ya tocaba estos puntos que, sin ser realistas igual eran reflexiones un poco incómodas: ¿qué pasaría si ocurre una pandemia? Era una hipótesis de fantástico y no tanto. Estudiando el tema uno saca la cuenta rápidamente de que esto ocurre en la historia de la humanidad y que es un tema que de un modo u otro debería estar considerado, pero nunca se me ocurrió que de verdad estaríamos atravesando una pandemia justo para el estreno.

Una película se escribe y programa, gesta, con mucha anticipación ¿Qué crees que cambia en el producto final al identificar muchas de las acciones de los personajes protagonistas a algo tan vívido y real? ¿Cómo ves este crecimiento exponencial del verosímil de la película?

Se vuelve noticia esa coincidencia que es realmente notable, porque como decís, se pasan años planificando y desarrollando una película y que estrene Justo en esta circunstancia es sencillamente increíble pero real. Es muy raro para mi empezar a ver en la vida real imágenes que grabamos como ficción en 2017, y además atravieso el estreno de mi película, que es un evento muy importante en mi vida, en medio del distanciamiento social, hay mucho para asimilar muy de pronto.

¿Cómo seleccionaste al elenco?

Martin Garabal, además de ser socio y aportar a casi todas las etapas, se hizo cargo del casting de la película, y fuimos armándolo para cada personaje. A mí la dupla de Stuart y Rittano me encanta a todo nivel, me gusta lo que hacen. Son dos personas que saben mucho de narración y de tono; y además sus caras juntas daban algo medio de otro mundo. La química funcionó muy bien entre todos los personajes. Después sumamos a vecinos de Saladillo que son actores vocacionales desde hace ya muchos años, porque Saladillo tiene una tradición y una fundación de cine con vecinos, que a través de Fabio Junco y Julio Midú, que son productores de la película, aportó locaciones, actores, paisajes y mucho de lo necesario para los exteriores de la película.

Cómo fue armar el set de la Casa Rodante, ¿ayudó presupuestariamente rodar en estudio esas escenas?

Era la idea, pero no resultó así. Armar el set fue una odisea y llevo un sobre esfuerzo muy grande para la producción poder ponerla a punto para rodaje, era un set complejo en sus detalles y especificidades, y estoy muy contento con el resultado.

La fotografía es bellísima, y en exteriores las escenas se componen como cuadros, ¿Cómo fue ese trabajo?

Con Eric Elizondo, el DF y cámara, nos conocemos mucho y desde hace mucho. Así que ya veníamos hablando de cosas que nos gustaban o que nos gustarían tener. A la hora del rodaje pusimos referencias en común y nos entendimos perfecto. La idea era rodar en planos fijos y tratar de grabar los exteriores con un aire de extrañamiento, para que parecieran telones pintados, de modo de acercarlos a la escenografía, y hacer el camino inverso de tratar de acercar la foto del set con fondos retro proyectados a una luz que pareciera realista. Yo creo que es uno de los grandes logros técnicos de la película; y es obra de Eric y su equipo, que hicieron un trabajo extraordinario.

¿Qué expectativas tenés con la llegada a CINEAR de la película y cómo seguirá recorriendo el film otros espacios y salas post cuarentena?

Lamento que sea esta la circunstancia, pero me parece que es un debate que hacía mucho tiempo nos debíamos: cómo llegan nuestras producciones al público y en qué pantallas. Por otro lado, “Tóxico” es una película que parece justa para la tarea, por su coincidencia temática con lo que está pasando. A mí me gusta mucho el cine nacional y pienso que los que lo hacemos tenemos que defender y valorizar CINEAR porque es un canal directo y gratuito de nuestro público con su cine, que es un producto cultural muy nuestro y a mi entender muy valioso.