Una nueva edición del Festival Internacional de Cine de Derechos Humanos (FICDH) llega a Buenos Aires

El mismo se está llevando a cabo hasta el 5 de junio. Las principales sedes son la Alianza Francesa de Buenos Aires y el Centro Cultural General San Martín

Del 30 de mayo al 5 de junio 2019 el Instituto Multimedia DerHumALC (IMD) llevará a cabo la 18° edición del Festival Internacional de Cine de Derechos Humanos (FICDH) en las siguientes sedes de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires: la Alianza Francesa de Buenos Aires, el Centro Cultural General San Martín, Centro Cultural de la Memoria Haroldo Conti, Mu Trinchera Boutique, Facultad de Medicina de la UBA y Museo del Hambre.

Esta 18° edición del Festival Internacional de Cine de Derechos Humanos tiene como enfoque principal los derechos de niños, niñas y adolescentes, con el propósito de visibilizar y profundizar el debate sobre el tema a fin de encontrar, a través del arte, nuevos espacios de empoderamiento que puedan ser replicados como herramientas de transformación individual y colectiva.

Los premios que se otorgarán en la competencia oficial se dividen en las siguientes categorías: Competencia Oficial de Corto y Mediometrajes, Competencia de Largometrajes Internacionales y Competencia de Documentales Nacionales. Dentro de las secciones no competitivas:

Infancia y Juventud

FINCA Ambiente

Memoria

Miradas de género

Pueblos originarios

Migrantes

Panorama

Haciendo Cinedialogó con Malena Bystrowicz, programadora del Festival para conocer más detalles de todo lo que esta edición tiene para los espectadores..

¿Cómo se pensó la temática de este año con foco en infancia y adolescencia?

En esta 18va edición del Festival Internacional de Cine de Derechos Humanos decidimos abrir el juego y salir del adultocentrismo, que lxs pibxs sean los protagonistas con sus visiones, necesidades, sueños. Elegimos detenernos a escuchar, profundizar y visibilizar las problemáticas más urgentes de la niñez y adolescencia para encontrar, a través de las representaciones artísticas, nuevas herramientas de transformación individual y colectiva que nos atraviesen a pesar de las edades. Que lxs niñxs puedan disfrutar de su niñez depende en gran medida del cuidado y la protección que les brinden lxs adultxs. Sabemos que para desarrollar con plenitud el propio potencial es vital crecer rodeadxs de amor, sin embargo... Millones de niñxs en el mundo están privadxs de sus derechos: al juego, a la educación, a la identidad, a una alimentación y ambiente sanos, a la salud y a la vivienda digna. Sufren explotación, encierro y sometimiento a violencia institucional. Son víctimas de abusos, matrimonios infantiles y embarazos precoces que les dejan graves consecuencias físicas y psíquicas. En Argentina la pobreza infantil ha llegado a la alarmante suma del 62.5%. Con lo cual, 8 millones de niñxs y adolescentes quedan privados de todo derecho: 7 de cada 10 son pobres y 3 de 10 son indigentes. En esta situación, no sorprende que el abuso infantil afecte al 70% de lxs niñxs entre 2 y 17 años. Uno de cada 5 niñxs es víctima de abuso antes de los 18 años. Siete de cada 10 son víctimas de violencia psicológica y física. Sólo 100 de cada 1000 abusos se denuncian y sólo 1 de ellos es condenado. Un silencio ensordecedor oculta los sentimientos de vergüenza, miedo, culpa, rabia e impotencia que embargan a lxs pibxs. A ello sesuma la indiferencia de una sociedad que da la espalda, discrimina, juzga, les niega el acceso a sus derechos y les impide su libre desarrollo y expresión. En tiempo de (de)construcciones, la cultura tiene el deber de revertirlos roles tradicionales de la comunicación reconociendo el protagonismo de esa juventud que se fue apoderando de nuevos lenguajes y formas de auto-representación para asumir una participación activa en las decisiones que afectan sus vidas, cuerpos y futuros. Para frenar la cultura de violencia sobre niñxs y adolescentes, hay que ponerse en juego.

¿Qué ajustes tuvieron que hacer al perder un espacio clave como el Gaumont?

Es lamentable no disponer de este espacio tan importante para el cine nacional, un espacio que es de todas y todos, donde se puede acceder a películas que no están en las salas comerciales a precios más populares y que ya es un punto de encuentro de nuestra cultura. La gestión actual va desplazando poco a poco a los Festivales de este espacio, que todes debemos defender.

Para compensar decidimos tomar las dos salas del Centro Cultural San Martín y poner horarios cruzados.

También contamos como todo los años con la Sala de Alianza Francesa que es tecnicmente impecable y esta super bien ubicada. Y el fin de semana en el Centro Cultural Conti, que además de tener una sala hermosa y confortable y el Espacio por la Memoria, Ex Esma, es un lugar emblematico para la lucha por los Derechos Humanos.

¿Cómo fue el trabajo para organizar la programación de la edición 18?

Cómo todos los años el equipo de programación comienza varios meses antes del Festival, atentos a las últimas producciones, y visionando y seleccionando desde que abre la convocatoria. Al tener un tema central, en este caso los derechos de la infancia y la juventud, se intenta que eso atraviese toda la programación, todas las secciones, las ventanas, los focos, las competencias, también las actividades paralelas. Por ejemplo, la seccion migrantes, buscara priorizar tratar la migración desde el punto de vista de la infancia y los jovenes, los mismo con la memoria, miradas de genero, pueblos originarios, etc. Sin ser excluyente, hay varios titulos que están programados y que no necesariamente tiene que ver con les niñes. Por otro lado buscamos un equilibrio en las producciones que abarquen diversidad de temas, de países y de género. Este año de las más de 300 películas inscriptas seleccionamos 68 títulos de 25 países.

Hay una mirada particular sobre la deconstrucción de imágenes binarias, volviendo al lema de este año, ¿Por qué?

Si por supuesto, el tema de la diversidad sexual, las distintas identidades son claves. Hay varias películas con temáticas LGBT, Infancia trans, vejez trans, también desde los talleres y actividades. Es importante romper con los estereotipos binarios y generar conciencia de inclusión y diversidad e igualdad de derechos para todes.  En esta edición tratandose de niñes y adolescentes están a tiempo de crecer en libertad y ser quienes deseen ser.

¿Algún imperdible de la muestra?

Bruce Lee and out law o Bruce Lee y los expresos, de Joost Vandebrug. Es una película producida por el Reino Unido, pero filmada en Rumania, en los tuneles subterraneos de Bucarest, donde viven miles de niños y niñas en situación de indigencia. Bruce lee es una especie de padre, es el rey del inframundo. Un film muy muy fuerte, es el seguimiento de un niño durante muchos años desde que es niño hasta los 18 años. Espero que les guste y que nos crucemos durante la semana del Festival desde el próximo jueves. La Familia, opera prima del venezolano  Gustavo Rondón Córdova, que estuvo en Cannes y San Sebastián y que viene ganando en Festivales de todo el mundo. La historia de un niño que vive en un barrio pobre de Caracas, que podría ser cualquier lugar de latinoamerica, muestra la injusticia de las clases sociales, el padre trabaja todo el día en casas de ricos para mantener a su hijo y se pone de manifiesto la brecha económica entre unos y otros. Una ficción muy bien hecha, que mantiene al espectador/a atento/a con la tensión del relato y una fotografía y actuaciones de muy alto nivel.

¿Están imaginando ya la edición19? Hay algo que están pensando para esa edición…  

Nosotres alternamos un año FICDH y al siguiente FINCA, Festival Internacional de Cine Ambiental, la temática central del 5º FINCA en el 2020 será El Cambio Climático.

Más información sobre la muestra: http://www.imd.org.ar/festival/

ENTRADAS PARA PÚBLICO:

En Alianza Francesa (Av. Córdoba 946): $80

Precio estudiantil: $50

Centro Cultural San Martín: General $70 - estudiantes y jubilados $50 o tuentrada.com
Centro Cultural de la Memoria Haroldo Conti: Entrada gratuita