"Volviendo a casa": Rescate en la isla

Este documental, con fabulosas escenas de reconstrucción de un naufragio, la película de Ricardo Preve cuenta el proceso de rescate del cuerpo de un náufrago italiano desaparecido hace ochenta años.

En 1940, el submarino italiano "Macalle" naufragó en el Mar Rojo durante la Segunda Guerra Mundial. Hasta que lograron ser rescatados, 44 tripulantes sobrevivieron al hundimiento en una isla desierta. Uno solo de ellos falleció en la isla y fue enterrado ahí.

80 años después, el realizador de documentales Ricardo Preve, con amplia carrera como para National Geographic, arma un equipo y dedican cinco años de trabajo para recuperar el cuerpo de ese único fallecido, el Suboficial Carlo Acefalo, y traerlo de regreso a Italia en el 2018.

¿Cómo llegaste a conocer el caso de Carlo y cómo decidiste que el documental no fuera solo sobre su historia sino también sobretu participación directa en la repatriación?

Conocí el caso de Carlo por casualidad. Trabajo mucho en video y fotografía submarina y me encontraba en el Mar Rojo (Sudán) filmando tiburones. Pasamos algunos días anclados cerca de la isla de Barra Musa Khebir, la más alejada de la costa africana. Justo cuando nos íbamos, uno de los guías locales me comenta que se decía que en el arrecife cercano a la isla se había hundido, durante la Segunda Guerra Mundial, un submarino italiano y que ahí habían enterrado el cuerpo de un marinero muerto.

Al principio pensé que el documental iba a ser solo acerca de la historia de este marinero, un joven piamontés fallecido a los 24 años, Carlo Acefalo. Pero como empecé a filmar también todo el proceso de conseguir el permiso para volver a la isla,buscar el submarino y el cuerpo de Acefalo, y como me involucré tan personalmente en luchar para repatriarlo a Italia, al final mi equipo de producción me convenció de ser también uno de los personajes en el documental.

¿Cuánto tiempo llevó la producción?

Supe por primera vez de la historia durante la expedición de fotografía de tiburones en junio de 2014. Hice las investigaciones históricas inmediatamente a mi regreso a Italiay enoctubre de ese año volvimosa la isla de Barra Musa Khebir a buscar la tumba de Acefalo, la que pudimos localizar tentativamente. Pero faltaban las pruebas científicas para chequear la identidad de los restos. En julio de 2017 filmamos las recreaciones históricas en Claromecó y Vicente López, Provincia de Buenos Aires. Y eseoctubre regresamos a la isla para realizar los peritajes forenses y recuperar el cuerpo de Carlo, que entregamos a las autoridades sudanesas después de 3 días de excavaciones. Finalmente, empezamos la postproducción en noviembre de ese año, pero como el cuerpo de Carlo Acefalo recién llegó a Italia en octubre del año siguiente, algunas imágenes las pudimos filmar a fines del año pasado. Fue durante las ceremonias de honores militares que se le rindieron, por parte del gobierno italiano, en la ciudad de Savona, cerca de Génova. Y durante el entierro en el cementerio municipal de su pueblo, Castiglione Falletto, enla región Piamonte del norte de Italia. Lo enterraron junto a su madre, el 24 de noviembre de 2018, día del cumpleaños de su madre, nacida en 1894.

¿Qué apoyos recibieron y cómo armaron la expedición?

Hicimos una campaña de crowdfundingytuvimos donaciones anónimas de mucha gente en Italia que se tomó muy personalmente el tema de traer de vuelta este chico a su pueblo. Además, tuvimos el apoyo de la Torino Piemonte Film Commission yotras fundaciones y entes que respaldaron tanto al documental como a la expedición. Para la producción del modelo del submarino, recibimos material prestado de los museos de la Armada Argentina yel subsidio del INCAA para la post-producción digital.

¿Cómo fue recibida la película por las familias de las personas involucradas en el naufragio?

Las familias de los descendientes de toda la tripulación nos ayudaron y apoyaron con entusiasmo. No solo los parientes de Carlo Acefalo, que, si bien no tuvo hijos, tiene muchos parientes a través de su madre en el pueblito de Castiglione Falletto. También otras familias, cuyos padres o abuelos eran parte de la tripulación del "Macalle", en ciudades como Torino, RomaoVenecia, nos ayudaron; en muchos casos con documentos o fotos que fueron muy útiles para reconstruir la historia. Y hoy puedo decir con orgullo que a esas familias de submarinistas les devolvimos el último de su grupo, el único que había quedado atrás, para gran satisfacción de todos.

¿Cómo trabajaron el proceso de ficcionalización y recreación del naufragio?

Fue fundamental haber encontrado, en los archivos de la armada italiana en Roma, una carpeta que contenía las notas de la investigación del hundimiento del submarino, que se llamaba "Macalle". La carpeta contiene centenares de páginas con declaraciones de los 44 sobrevivientes del naufragio,mapas, dibujos, etc. que eran casi un guion del documental. El "Macalle" fue el primer submarino italiano hundido durante la Segunda Guerra Mundial, a pocos días de la entrada en guerra de Italia, en 1940. En ese momento, se pensaba que la guerra iba a durar poco y que los italianos la iban a ganar. Por eso se tomaron el tiempo de hacer una investigación detallada del hundimiento, para mi suerte como documentalista. La realidad fue otra;la guerra fue larga y unos 70 submarinos italianos resultaron hundidos, con lo cual, seguramente, si el "Macalle" se hubiese hundido más tarde en la guerra, no se hubieran tomado el tiempo de hacer un informe tan detallado de los hechos.

 

FILMAR UN SUBMARINO

Para filmar los eventos sucedidos en la isla en el Mar Rojo, elegimos una playa y laguna en Claromecó, Provincia de Buenos Aires, a unos 600 kilómetros al sur de Buenos Aires. La zona es parecida a la playa en la isla donde la tripulación del Macalle sobrevivió por una semana hasta que fueron rescatados por otro submarino italiano, y donde enterraron a Carlo Acefalo. Y en Claromecó hay unas dunas de arena muy grandes, parecidas a las de la costa de África, hasta donde llegaron, remando en un pequeño barquito de madera que tenían a bordo del submarino, tres de los tripulantes del "Macalle" para dar la alarmaypedir ayuda. La única (pero difícil) diferencia fue que, mientras los hechos en Sudán transcurrieron en verano con temperaturas de más de 40 grados, ¡en Claromecó nos tocaron heladas! Igual los actores y extras se bancaron todo, fue genial la colaboración de todo el equipo.

Para las escenas a bordo del submarino, nuestra directora de arte Graciela Fraguglia construyó una copia parcial en MDF del submarino, en escala 1-1, usando los planos originales del "Macalle" que encontramos en los archivos de la armada italiana. Construimos la torreta, la sala de torpedos, la sala del radio telégrafo, algunas de las zonas donde dormía la tripulación y varios otros locales del submarino.

También tuvimos el problema de cómo recrear el barquito de madera de aproximadamente 3 metros de largo que usaron tres de los tripulantes del submarino para ir a buscar ayuda. Ese tipo de embarcaciones ya no existen más. Apesar de que hicimos un relevo de todos los clubes náuticos de la zona del gran Buenos Aires, nuncaencontramos algo parecido. Teníamos los planos, así que, también tuvimos que construirlo, en un astillero en Tigre yluego remolcarlo con un trailer... ¡hasta Claromecó!