Comunicado: CAIC se pronuncia sobre el posible desfinanciamiento del Fondo de Fomento

La Cámara Argentina de la Industria Cinematográfica es la más reciente entidad en llamar la atención sobre la Ley que entrará en vigencia en diciembre de 2022 y que pone fin a todas las asignaciones específicas de impuestos nacionales coparticipables.

En diciembre de 2017 se promulgó la Ley 27.432, que fija fecha de vencimiento para todas las asignaciones específicas de impuestos nacionales coparticipables el 31 de diciembre de 2022. Esto implica en la práctica que la actividad cinematográfica perderá la principal fuente de recursos con los cuales el INCAA asiste y fomenta a la actividad cinematográfica.

A partir de esa fecha estos recursos, integrados por el impuesto que pagan lxs espectadorxs que asisten a ver películas en salas de cine, y por el gravamen que pagan los titulares de licencias de radiodifusión al ENACOM, pasarán a formar parte de rentas generales de la Nación y dejarán de ser transferidos automáticamente al INCAA para constituir el Fondo de Fomento Cinematográfico cuya misión es el desarrollo, producción y distribución de cine nacional, llevada a cabo de manera virtuosa desde el 2003 a esta parte.

El Fondo de Fomento representa el corazón de la política cinematográfica que ha llevado a nuestro cine a ocupar un lugar muy importante en el desarrollo de la cultura nacional, destacado por la calidad de sus producciones y por la potencia de sus historias, como lo acredita el reconocimiento mundial del que gozan hoy nuestrxs actores y actrices, directores y directoras. El tejido industrial del audiovisual argentino, hoy compuesto por recursos humanos de primer nivel y empresas de décadas de antigüedad, capaces de exportar cultura, producir valor agregado y dinamizar la economía a nivel federal, no hubiera sido posible sin la participación sostenida del Estado Nacional según un sistema predecible y autónomo, capaz de derivar al cine los recursos que el propio cine genera.

La situación actual de nuestra industria cinematográfica es de alarmante fragilidad; empresas y trabajadorxs que venían golpeados de la gestión anterior, debieron enfrentar un 2020 de absoluta inactividad, con el cierre temporario de las salas de cine, sin estrenos, sin rodajes, y con muy pocas ayudas. En un contexto global disruptivo, la única forma de encarar el restablecimiento productivo y la necesaria reconversión que nos exige la pandemia es sostener el Fondo de Fomento como fuente de financiación principal del cine nacional dando la necesaria previsibilidad a los proyectos en ejecución y a los futuros mediante la prórroga de las asignaciones específicas vinculadas al impuesto que pagan lxs espectadorxs que asisten a ver películas en salas de cine, y por el gravamen a los servicios de comunicación audiovisual previsto en la ley 26.522

La producción cinematográfica exige políticas, decisiones y acciones de mediano y largo plazo para lograr un desarrollo virtuoso. Con la perspectiva de una gradual reapertura de los mercados cinematográficos en todo el mundo, hoy Argentina debe fortalecer los cimientos de su actividad audiovisual, a través del INCAA, trabajando con el estado nacional para que nuestras películas vuelvan a ocupar, con producciones propias, el lugar de protagonismo y reconocimiento nacional e internacional que ha sido siempre un diferencial y motivo de orgullo de nuestro país.

Es por eso que las 40 empresas que integran la CAMARA ARGENTINA DE LA INDUSTRIA CINEMATOGRÁFICA expresamos nuestra profunda preocupación por el futuro del Fondo de Fomento Cinematográfico y solicitamos a las autoridades del Ejecutivo y a los representantes del pueblo en el Congreso proceder a modificar esta situación, que, de concretarse, marcará a fuego el destino de nuestra actividad productiva y será una herida difícil de restañar para el presente y el futuro del cine nacional.

Más artículos
«Sin Hijos» tendrá su remake coreana