Crítica: «Loki», la nueva serie de Marvel

Las aventuras del villano y anithéroe más celebrado del universo Marvel estrena serie propia de 6 capítulos dentro de la plataforma de Disney Plus

Llega a Disney+ la nueva serie Loki, en la que veremos al personaje, interpretado una vez más por Tom Hiddleston, en una particular situación, luego de los hechos acontecidos tras el evento de Avengers: Endgame, que cambió para siempre al universo Marvel y reordenó la línea temporal de los relatos.

En el último tiempo, las producciones de Marvel y Disney+ han logrado mantener a los espectadores, ávidos de nuevas historias inspiradas en el universo originado gracias a Stan Lee, el pope de los comics.

En «Loki», el agraciado Hiddleston, acompañado por Owen Wilson (Agente Mobius), vuelve a encarnar a el Dios del Engaño, tal como lo hemos conocido en la saga de Thor, quien ahora deberá enfrentarse a un tribunal de justicia que lo juzgará nada más ni nada menos que por haber alterado la línea de tiempo.

Sorprendido, y sin saber realmente qué está pasando, Loki asistirá a este evento. Pero también se medirá con Mobius, quien intentará reencauzar su vida hacia un lugar menos problemático. A diferencia de «WandaVision», o «Falcon y el Soldado del Invierno», series que retomaron personajes de Marvel para crear series en Disney+, una con una impronta fantástica y la otra con lo mejor de las buddy movies de antaño, «Loki», se queda a medio camino entre el teatro y la televisión, con escenas largas, de diálogos solemnes y con el humor como escudo para evitar redundar en una construcción lábil que no impacta como sus predecesoras.

Hiddleston juega, una vez más, con su carisma y grandilocuencia, la que, en contraste con Wilson, con ese bigote a lo Tom Selleck, se mantiene dentro de los parámetros de aquello que invitan a ver pero sin despertar interés.

Lo más complicado de Loki, además, es su mensaje normalizador, con esa idea de regresar al tiempo que corresponde a un personaje que siempre se ha mantenido en los límites, y del que siempre esperamos algo más que corrección política. Una propuesta que se desinfla a los pocos minutos de iniciada y que, una vez más, invita a mirar críticamente en vez de fanatizarnos con todo lo que Marvel propone.

 

Más artículos
«La Muerte de un Perro»: La hoguera de las vanidades de la clase media