“King´s Man – El Origen”: hablamos con Djimon Hounsou.

El actor, recordado por sus papeles en "Diamante de Sangre", "Gladiador" y "Guardianes de la Galaxia", es parte de la precuela de la atrapante saga

«King’s Man – El Origen» cuenta los orígenes de la primera agencia de inteligencia independiente al tiempo que muestra la historia de un grupo conformado por los peores tiranos y genios criminales de la historia, reunido para planear una guerra que hará desaparecer a millones. Un único hombre debe correr contra el tiempo para detenerlos.

Dirigida una vez más por Matthew Vaughn y protagonizada por Ralph Fiennes, Gemma Arterton, Harris Dickinson y Aaron Tylor-Johnson, entre otros, tiene a Djimon Hounsou en el rol de Shola, un guerrero africano que ahora trabaja para Oxford (Fiennes) como su mayordomo, aunque en secreto es una parte esencial de la incipiente organización Kingsman. Con él hablamos para conocer detalles de su personaje y el rodaje de la trepidante precuela que llega a los cines.

¿Qué podes contarnos sobre tu personaje?

Mi nombre es Shola y soy de diferentes lugares de África. Digo que soy de diferentes lugares porque Shola parece ser de una colonia francesa como Senegal, pero de alguna manera es de África Oriental. Pero está bien, es una historia de ficción (risas). Soy como una especie de ressortissant, como decimos en francés: alguien de Senegal que ha luchado junto a los franceses durante la guerra. Es ese tipo de personajes.

¿Cómo se involucra con Kingsman?

Shola se hizo amigo de Oxford en África y es el resultado de su maravillosa colaboración. Obviamente, en la historia verás rápidamente la dinámica con Conrad cuando era joven. Parece que fui su cuidador durante el trágico momento en que perdió a su madre. Así que verás al principio de la historia que Shola es la cuidadora del joven Conrad. Es alguien muy correcto y un hombre de gran integridad. Parece ser de una tribu guerrera de Senegal. Tiene una personalidad muy guerrera, muy tranquila. En cierto modo, es la mano derecha de Oxford y obviamente fue muy importante para Oxford al acompañarlo hasta Inglaterra y a través de todos los altibajos en la creación de este servicio secreto llamado Kingsman.

¿Cómo se compara el tono de esta película con las dos anteriores?

Bueno, es bastante diferente. Lo único que puedo decir sobre Kingsman y sobre este período de la historia, es que tiene mucha relevancia para la historia de Europa a principios del Siglo XX, en la que todos los primos reales estaban peleándose entre sí, lo que provocó la Primera Guerra Mundial. Y así, de una manera muy educativa, toca la historia de las primeras formaciones de Europa y la Primera Guerra Mundial y, posiblemente más tarde en otras películas, la Segunda Guerra Mundial (risas). Pero estamos haciendo la Primera Guerra Mundial. Y luego tienes un aspecto que es muy entretenido, en el que estamos tratando de derribar a este villano ruso, Rasputín, interpretado por Rhys, que es bastante enigmático y carismático. Es realmente emocionante.

Cuando el director Matthew Vaughn se te acercó con el proyecto, ¿cuál fue tu primera reacción?

Había estado en Londres muchas veces, pero la oportunidad más conmovedora fue cuando Matthew me invitó para discutir un proyecto. En ese momento, creo que acababa de terminar Gladiador, o tal vez Las cuatro plumas, así que me reuní con él en Londres para un proyecto que estaba pensando dirigir en ese momento. Hasta ese momento no había dirigido en absoluto. Era productor de Guy Ritchie y el equipo acababa de terminar Snatch, así que fui a verlo. Nunca hicimos la película y perdimos contacto. He visto su desarrollo como director y me sorprendió verlo contar esas historias y hacer tan bien esas películas de acción. Y luego recibí su llamado para esto, me sorprendió mucho, y me sentí muy emocionado por trabajar con él, así que lo hicimos. Me alegra que mis expectativas no me hayan engañado.

¿Cómo es ser dirigido por él?

Puede ser un fastidio para los detalles, seguro. También puede ser un fastidio para la historia (risas). Dirá “algo está mal en esto”. Si se sienta a pensar demasiado, sabes que tienes problemas y que está a punto de cambiar algo. Pero no sabes cuánto lo aprecio como director. Espero encontrar formas de mostrárselo pero, de nuevo, realmente no importa porque creo que habla por sí mismo y creo que eso es lo suficientemente gratificante. Pero es un hombre maravilloso para trabajar. Aunque también puede ser problemático, porque tiene su idea y quiere resolverla, no hay forma de evitarlo. Puede ser un fastidio porque piensas: “¡Yo solo quiero irme a casa!”, porque ¡me ha encarcelado en Londres durante cuatro meses! Quiero decir, literalmente desde el 5 de enero ¡siento que estoy en la cárcel Matthew Vaughn! (risas). Así que esa es mi más pura verdad. Lo quiero mucho. Siento realmente que valdrá la pena, aunque estoy listo para volver a casa y ver a mi hijo.

¿Cómo fue trabajar con Ralph Fiennes?

Bueno, me conmueve mucho hablar de Ralph porque no lo conozco como persona, pero lo veo como un artista y es increíble. Su trabajo está tan lleno de humildad que es muy fácil coprotagonizar junto a él. Lo que obtuve al trabajar con él en la pantalla fue fantástico.

La historia se desarrolla en diferentes países. ¿Además de en el Reino Unido filmaron en otros países?

No debes conocer a Matthew! Matthew no saldrá de casa (risas). ¡El Sr. Matthew Vaughn no saldrá de casa! Si Matthew pudiera hacer sus películas en su jardín, lo haría. Lo digo en serio. Él es así. Se hizo todo en Londres. ¡Incluso África fue filmada en Londres! ¿Puedes creerlo? Además de Matthew, una de las ideas atractivas en la historia era filmar la primera parte de esa historia en África porque, por supuesto, transcurre en África. Pero vengo aquí y él dice: “Vamos a filmar esto en Londres» (risas). Entonces vas a las reuniones en su propiedad y constantemente está entrando y saliendo gente, productores y miembros del equipo. Eso es lo que estaba diciendo: he estado preso por cuatro meses. Nos tuvo a todos aquí y las personas en quienes confía están aquí, así que está permanentemente trabajando y hace que todos tengan que acercarse a él y no le gusta salir.

¿Así que pensaste que irías a África pero filmaste esas escenas en el campo de Surrey en Inglaterra?

¡Sí! Hasta el día que filmamos esa escena pensé que iríamos. Todavía estoy como “¡guau!”.

¿Hubo libertad para explorar tu personaje en el set?

Sí, definitivamente. Quiero decir, si tienes problemas. Voy a golpearlo la próxima vez. (Risas). Tuvimos una escena en la que Gemma dice que el embajador alemán dice algo y yo vengo justo después de esa línea con algo más sobre el embajador alemán y dije: “Ella ya dijo lo del embajador alemán. Por qué tengo que repetir lo del embajador alemán? ¿No podemos tachar esa línea?”. Así que antes de que él piense qué estoy tratando de cortar, él dice “¿Eres británico? Tu lengua materna no es inglés, entonces ¿por qué estás tratando de cortar una línea?” y yo me pregunto: “¿Cómo te atreves? ¿Por no ser británico no puedo corregir algo en inglés?” (risas). Fue divertido. Se dio cuenta de que estaba repitiendo la línea y la cortó. Pero no, tienes una gran cantidad de libertad. Tienes una gran cantidad de libertad para hablar sobre tu personaje. Pero nuevamente, comenzamos la película en la mitad de la historia, por lo que lleva un minuto que tu personaje y tu tono entren en calentamiento.

 

Más artículos
Falleció Kim Ki-Duk por COVID-19