“La fábrica de pandemias”: Juliette Binoche desnuda la creación de pandemias

La película se vio en la edición del Festival de Cine Ambiental, que se lleva a cabo hasta el domingo

Con seis sedes y la posibilidad de seguirlo online, hasta el domingo se puede seguir la 6° edición del FINCA, Festival Internacional de Cine Ambiental, cuya programación estuvo atravesada por el eje temático de la biodiversidad.

Justamente “La fábrica de pandemias”, documental de Marie-Monique Robin, con Juliette Binoche guiando el relato, muestra cómo las acciones del hombre repercutieron en la aparición de pandemias de enfermedades infecciosas. Para conocer más detalles de la propuesta, Haciendo Cine dialogó en exclusiva con Robin.

¿Cómo surgió la idea de llevar a película el libro? ¿Fueron procesos en paralelo?

Generalmente empiezo por el documental y después escribo el libro y salen el mismo día, pero por la pandemia fue primero el libro y después el documental. Para el libro entrevisté a 62 científicos de todos los continentes, biólogos, médicos, veterinarios, etc., que llevan años diciendo que si seguimos destruyendo los ecosistemas entraremos en lo que llaman una época de epidemia de pandemias. Lo que demostraron en sus trabajos y estudios es que hay una relación estrecha entre biodiversidad, salud y pandemias. Ahora pensamos en el COVID19 pero en las últimas décadas hubo muchas enfermedades emergentes.

¿Qué crees que suma al proyecto Juliette Binoche como anfitriona del relato?

Binoche me llamó un día, en Agosto de 2020. Era presidente de un jurado de películas ambientales y quería que fuera parte del jurado. Acepté y nos encontramos. En ese momento estaba escribiendo mi libro y preparando el documental y ella me dijo que quería ser parte porque no entendía nada de la ciencia, y entendí que podía ser un buen puente entre ellos y el público. Su desconocimiento ayudó a que los científicos hicieran más fácil lo que estaban explicando.

Tanto en la película como en el libro, la idea que tras arrasar con la biodiversidad surgieron epidemias y enfermedades es central. ¿Por qué aun habiendo atravesado la pandemia el drama ecológico persiste e incluso se agravó?

Las actividades humanas, como la deforestación, son la raíz de la emergencia de las enfermedades infecciosas, y se deforesta, como lo filmé en Argentina, para la soja, y esto rompe el ecosistema, y ciertos animales como ratones o murciélagos, que no eran un problema, se ponen a dominar, entrando en contacto con nosotros, y ahí está el peligro. La causa que acompaña también esto es el trabajo en minas, carreteras, la industria del aceite, y muchas más. El segundo factor es el ganado extensivo, la explotación intensiva de animales como pollos, puercos, que amplifican los riesgos al transmitir virus rápidamente. El tercer factor, la globalización, hace que un virus de Asia pueda llegar a la otra parte del mundo en algunas horas. Estas actividades humanas, que son las mismas que generan el cambio climático, por lo que para terminar con todo esto habría que acabar con modelos económicos dominantes, y si no hay voluntad política de tener una visión global esto no será posible.

¿Cómo seleccionaste a los entrevistados? ¿Qué criterio tuviste a la hora de armar el universo de voces?

Un entrevistado me llevó al otro, leyendo estudios, y así surgió el relato, del libro y la película. En Francia el libro se convirtió en un best seller, porque se demuestra que la biodiversidad tiene injerencia en todo esto.

Siendo un documental de divulgación se ve una gran producción y despliegue, ¿te llevó mucho tiempo conseguir la financiación adecuada para llevarlo adelante?

Digo siempre que este documental es un milagro, porque filmamos en ocho países incluyendo Francia, pero también en muchos lugares, y no era fácil viajar en tiempos de COVID19. Fuimos a los últimos lugares de biodiversidad y quería hacerlos bien, con dos camarógrafos, un dronista que fabricó drones pequeños que podían integrar a lugares pequeños como cavernas de murciélagos, un sonidista, Juliette, fue complicado conseguir la financiación, y por eso 32 instituciones científicas se sumaron, ONGs, ciudades, museos, la UNESCO, Universidades, pudimos reunir mucha gente distinta para que todos estos grupos, y ciudadanos, a través del crowfunding, puedan tomar el documental y la causa de la biodiversidad sea elevada al mismo rango de la causa por el cambio climático.

¿Expectativas con la proyección en el FINCA? ¿Con qué te gustaría que conecte la gente de Argentina con la película?

Me alegro mucho que sea parte del FINCA, porque es un festival de cine ambiental y espero que los argentinos se den cuenta de lo que está pasando en el país con el desmonte en el norte que eso contribuye a la pérdida de biodiversidad y el riesgo infeccioso, y pensar la política de una manera más holística con medidas que permitan salir de esta situación terrible en la que se encuentra la humanidad.

Más info en https://finca.imd.org.ar/

 

Más artículos
El Arte Multiplex reabrirá sus puertas