«La Guerra del Mañana»: Hablamos con el director de la mega-producción de Amazon

El director Chris McKay deja de lado la animación para ofrecer un espectáculo visual único en este filme de ciencia ficción protagonizado por Chris Pratt

Desde hoy se podrá ver en Amazon Prime Video la superproducción «La Guerra del Mañana», una película que mezcla géneros y que propone una aventura diferente, con aliens, viajes en  el tiempo y mucho más.

Con un elenco encabezado por Chris Pratt, quien también estuvo en la producción, La Guerra del Mañana, dirigida por Chris McKay, escrita por Zach Dean, y con un elenco de figuras como Yvonne Strahovski, J.K. Simmons, Betty Gilpin, Sam Richardson, Edwin Hodge, Jasmine Mathews, Ryan Kiera Armstrong y Keith Powers, entre otros, la película logra combinar lo mejor de la ciencia ficción, el cine catástrofe, la acción, sin perder su punto de vista irónico y humorístico sobre la extraña situación que viven sus personajes.

Haciendo Cine participó de la presentación mundial del film y trae los momentos de la charla con McKay

¿Era importante para vos incluir alguna reflexión sobre la humanidad en el tipo de historia palomitera de invasión alienígena a gran escala?

Sí, lo que era realmente importante en los guiones para mí era la idea de «¿Qué le debes al futuro? ¿Qué le debes al mundo? ¿Cómo dejas el mundo en un lugar mejor? ¿Cuentas las bendiciones que tienes ante ti?». Todo ese tipo de cosas eran realmente importantes. Me encantan las películas de género, de ciencia ficción, de acción y de terror. Ese es el material que siempre quiso hacer el niño en mí que quería hacer películas. Pero también estoy atrapado en algún lugar entre John Carpenter y John Cassavetes. Siempre hay un poco de la historia humana y el drama. Quiero que cualquier película que hago pueda tener un poco de corazón y un poco de algo para pensar, más allá de estar armando una película de ciencia ficción original con un gran alcance épico.  El guion, este elenco y el equipo fueron un verdadero regalo.

¿Cómo es la realización de una película de acción real de gran presupuesto? Obviamente, hay muchos efectos visuales y hay animación involucrada en eso. ¿Tu experiencia en proyectos anteriores fue útil?

Hay muchas cosas que se hacen en la animación que ayudan a preparar el terreno para lo que teníamos que hacer en La guerra del mañana. Sí, empieza con las animaciones, los avances, y con los storyboards. Hicimos un storyboard de casi todo para prepararnos. Pero también queríamos crear situaciones en las que la espontaneidad pudiera ocurrir, ya sea en cosas de actuación o en un mundo donde Chris (Pratt) y el equipo, al estar corriendo por las calles de Miami, se sintieran más sueltos. Así que los animatics y los avances estaban allí para poner la mesa y darnos una base sólida, pero había momentos en los que quería que la cámara se sintiera como si la película estuviera un poco fuera de control. Así que había un empuje y un tirón con algunas de esas cosas en todo momento. Fuimos con un plan, pero también quería que Chris e Yvonne pudieran moverse por donde quisieran, no quería que tuvieran que quedarse en un solo lugar. Quería que los actores se sintieran dueños de ese espacio, dondequiera que fuera la escena, y que simplemente construyeran cosas juntos. Eso es más interesante para mí. Al fin y al cabo, como he dicho, hay que tener una base sólida y saber lo que hay que hacer y todo lo que se deriva de las buenas prácticas cinematográficas, de las buenas prácticas de construcción de animación, pero también hay que estar realmente abierto a lo que cada uno va a aportar. Teníamos un reparto realmente hermoso y único, gente que aportaba muchas cosas propias, y para mí era importante tener esa textura en la película.

¿Cómo surgió la idea de los aliens? ¿Cómo llegaste a lo que se ve en la película?

Hay un par de puntos clave en el guion: las garras y el hecho de que fueran blancas y tuvieran pinchos y cosas así.  Obviamente, hay un par de puntos de referencia en cuanto a los diseños de los alienígenas, es decir, si es el alienígena Xenomorphian de «Alien»o si es el Predator.  Es tratar de no acercarse a eso, pero también tratar de encontrar algo que sirva al propósito de la película y que fuera memorable y horripilante. Quería algo que se sintiera antiguo. Quería algo que diera la sensación de estar hambriento. Esas son las palabras que usamos cuando empezamos a hablar de ello. un ser que tenía que dar la sensación de tener un hambre insaciable. Quería que la textura se percibiera realmente, de modo que se sintiera que la textura de la superficie era realmente dura, que tenía muchas astillas y trozos y mellas y cortes, cosas así, porque era una criatura que había existido siempre. Quería que se sintiera la escamación, que la piel se sintiera como si se desprendiera, y que hubiera hombros que casi se sintieran como una armadura, para que pudiera repeler los ataques y ese tipo de cosas. También había que tener algún tipo de arma ofensiva. Se nos ocurrió el tentáculo y el pico y ese tipo de cosas. También soy un gran fan de H. P. Lovecraft, ese tipo de terror técnico cósmico era algo que tenía en mente en ese momento. Esas son las notas que hablamos con ellos. Tuvimos un montón de grandes equipos de diseño trabajando en cosas. Se les ocurrieron cosas realmente maravillosas e interesantes, y espero que si tenemos la oportunidad de hacer otra película de La guerra del mañana, utilicemos algunos de estos otros diseños, para poder rellenar los otros mundos y cosas por el estilo. Ken se fue y construyó algo realmente genial. Parecía que tenía hambre, parecía malvado. Entonces nos basamos en la hembra de eso. Eso se convirtió en el macho y nos basamos en la versión femenina de eso. Sí, fue muy divertido trabajar con el equipo y se nos ocurrió algo que espero que dé miedo, espero que funcione.

Este es el trailer de «La Guerra del Mañana»:

Más artículos
Amazon estrenará la remake de «10%» (Call My Agent!)