Susana Varela: se introduce en «La Funeraria» de Mauro Iván Ojeda

Además de estrenar en salas La Funeraria tiene el corto de Paulo Pécora Las Sombras circulando en festivales.

Con «La Funeraria», el cine de género nacional vuelve a las salas esta semana, en donde Susana Varela compone un personaje clave para el desarrollo narrativo de una propuesta que maneja los tópicos del horror con tinte social.

Dueña de una extensa trayectoria y de una carrera que en el cine y teatro le han dado la posibilidad de encarar diferentes personajes, Susana Varela, compone a una chamana que debe ayudar a los protagonistas a resolver una situación con “presencias” en su casa. Haciendo Cine dialogó con la actriz para saber detalles de esta propuesta, y conocer su presente.

Venís con un ritmo de trabajo sostenido en cine, y en los últimos años, con mucha actividad y presencia…

Sí, con mucha actividad, muchas propuestas y muchas que aún no se estrenaron.

Tu rostro es sinónimo de cine…

Sí, y está buenísimo, y la pandemia expandió en todo el país la visibilizarían de las películas. Yo soy del Chaco, y me han escrito familiares que han visto muchos trabajos míos en este tiempo.

Estás por estrenar película y estás rodando una…

Sí, recién terminé de filmar otra propuesta de género, «Cielo Rojo», de Marcelo Leguiza, con Gabriela Valiente, Paula Mazone y Noe Antúnez, en el reparto.

En La funeraria, y otras propuestas, te convocan para hacer de “bruja”, “chaman”, “médium”. ¿Cuál es tu conexión con este tema?

Me llama la atención, porque de hecho hay una película que aún no se estrenó, que se llama Axioma, en la que tengo una conexión humana y personal con los roles. No es que sea bruja, ni nada por el estilo. A lo sumo puedo creer en los signos, como todos, pero no soy ni religiosa. Tal vez por mi origen, por lo familiar, uno porta ciertas creencias, saberes, cosas, conexión con la tierra, la naturaleza, una sensibilidad entrenada en eso, que podés percibir energías de ciertas personas, una intuición fuerte, y creo que eso se ve cuando voy a los castings, la profundidad en la que entro en las situaciones. Me gusta. La chamana de «Las Furias» era terrible, con una capacidad para el mal y el daño.

Pero ahora Ramona, tu personaje de La funeraria, ayuda…

Sí, claro. Soy una actriz que no sé si compone, sino que soy más humana.

Más artículos
Crean un fondo de ayuda para el cine nacional